Lo Ultimo | Marisa Brel | Carlos Evaristo | amor

Marisa Brel habló de su separación con Carlos Evaristo

La periodista y conductora Marisa Brel contó detalles de su separación con el director teatral luego de 24 años de matrimonio.

Marisa Brel brindó una entrevista y contó detalles de su separación con el director teatral Carlos Evaristo con el que estuvo casada 24 años. Si bien hay mucho amor y respeto, tienen las cosas muy claras: “Tomamos esta decisión por el bien de la familia y seguiré hablando con mucho amor de Carlos”, aseguró la periodista.

“Hace muchos años tuvimos una crisis y recuerdo que fue tan impactante, que iba a almorzar a lo de Mirtha Legrand y seguía preguntándome si estaba separada. Carlos nunca se fue de casa. Ahora sucede lo mismo porque la gente creía que éramos los Ingalls, y nadie es perfecto. Yo pasé más tiempo con él que sin él: estoy con Carlos desde mis 23 años. Este año cumplimos 25 años de casados y un poco más de dos años de novios. Para mí es toda mi familia porque no tengo mamá ni papá ni hermanos ni tíos. La familia la creé con Carlos”, comenzó diciendo Marisa Brel.

Marisa Brel y Carlos Evaristo.jpg

El amor se va transformando: primero sos pareja, familia, padres y después, hermanos. Nos pasaron cosas muy duras en estos años: murió mi mamá, después mi papá, en el ‘99 tuve un embarazo ectópico y casi me muero. Y después vino la búsqueda con fe y ciencia, 12 tratamientos in vitro durante 16 años”, contó la periodista.

Luego se refirió a su relación con Carlos Evaristo, y el futuro: “No se terminó el amor, porque va a ser mi compañero siempre. Pero ya estábamos como dos viejos chinchudos, con discusiones tontas que molestan en la cotidianidad. Cuando tomamos la decisión de separarnos, ya nos reíamos. Todo fue muy evaluado, conversado, sin guerra ni conflictos, sin terceros en discordia. Como familia somos súper unidos y seguiremos siéndolo, pero hace algunos años que ya no compartíamos vida de pareja”.

Para finalizar, Marisa Brel dio detalles de su presente: “Nos estamos acomodando la vida, adaptándonos. Y estoy permitiéndome reencontrarme conmigo misma, ver qué me pasa, qué siento. Mi foco es Timoteo, que tiene “mamitis” y “papitis”, y está bien. Es sabio: cuando vendimos la casa nos abrazamos con Carlos, celebrando, y le dijimos que ahora íbamos a tener dos casas y Timo contestó que iba a tener dos habitaciones, y ahí nos reímos mucho. Qué lindo que lo puedan tomar así. No había que sentarlo y decirle que mamá y papá ya no se quieren. No vieron peleas ni discusiones."

"Elegimos separarnos como pareja pero seguimos siendo una familia. Todo fluye, sin estrés, sin elegir el drama. Ya tuve mucho drama en mi vida, casi se nos muere nuestra hija y después de eso nos aferramos el uno al otro. Y ahora estamos acostumbrándonos a convivir con los estudios que hay que hacerle cada seis meses. Paloma está bien, no tiene que tomar ni una aspirina, y mientras el tumor no crezca no hay peligro de vida”, cerró.