Fede Bal | Federico Bal | Barbie Vélez

Barbie Vélez habló del cáncer que atraviesa Fede Bal: "No tuve ganas de llamarlo"

Todos recordarán el modo en que terminó la relación entre Barbie Vélez y Federico Bal, en medio de una denuncia judicial y un escándalo que incluyó una acusación de violencia de género por parte de ella.

Los ex novios no volvieron a hablarse nunca más. Semanas atrás, al hijo de Carmen Barbieri le diagnosticaron cáncer de colon y, desde entonces, está en tratamiento de quimioterapia y rayos.

Invitada a "El precio justo", el programa de Lizy Tagliani por Telefe, la hija de Nazarena Vélez fue consultada por Analía Franchín acerca de cómo tomó la noticia de la enfermedad que atraviesa Fede Bal, y con cierto nerviosismo respondió “Y… como todos, me parece fuerte. Fue shockeante”, respondió Barbie Vélez.

Barbie_Velez.png

Y sumó, respetuosa de la situación: “La verdad es que en el momento no hablé y decidí callarme porque no quería que saliera una declaración mía y que pareciera que me estaba colgando de algo que es horrible. Porque siempre preguntan y en los portales ponen ‘Barbie dice que…’. Entonces, decidí tomar esta posición. Pero bueno, es lógico…”, justificó Barbie.

Embed
Ver esta publicación en Instagram

[#ElPrecioJusto] "No lo puedo creer" ¿Qué hicieron @barbiepucheta y @lizytagliani mientras @gregorossello @agucasanova y @javifernandezok no miraban?

Una publicación compartida de Telefe (@telefe) el

“Uno se pone en la posición de la edad que tiene, que ve todo lejos. Pero de repente uno se da cuenta de que las cosas no están tan lejos como cree. Y se empiezan a tomar las cosas de otra forma. Nadie se puede burlar o reír de la enfermedad”, reflexionó, en voz alta, después de que las madres de ambos tuvieran una disputa reciente a causa de este tema.

Para finalizar, la periodista le preguntó si había pensado y tenido ganas de comunicarse con Fede Bal por intermedio de un llamado o de un mensaje, y Vélez fue categórica en su respuesta. “No. La verdad que no. Una cosa no quita la otra. Sí fue shockeante y me movilizó… pero no”. Hay heridas que no cierran jamás.