Cacho Fontana estuvo esta tarde en Intrusos, donde habló de su presente y de sus escándalos pasados. Habló de su adicción a las drogas, el escándalo con su ex pareja, la modelo Marcela Tiraboschi, quien lo denunció por violencia de género y por incitación a la droga en 1992, y del supuesto romance con Nancy Herrera, que fue tapa de Gente en 1987, traicionando a su amigo y pareja de la joven, Alberto Olmedo.

"Estoy muy bien gracias a Salvador, que me fue a buscar por intermedio de Riverito y me llevó a Interplaza, donde estoy ahora. Salvador me dijo que me daba el lugar pero no me cobraba, ahora cada peso que me dan o que gano es para él", comenzó contando Cacho.

"A Pinky la fuimos a buscar a su casa, ella estuvo 6 años e la cama, Salvador le compró el remedio y la llevó. En un año hizo un gran esfuerzo para volver a caminar, ahora ya no está conmigo", señaló. "Con ella recibimos un diploma de parte de los combatientes de Malvinas, es muy importante para mí, porque eso fue un hecho muy importante en mi carrear. Dijeron que yo fui animador de la junta militar, cuando fue el programa de Malvinas".

El locutor habló del amor y sostuvo que "me gustaría estar en pareja, pero tengo exigencias. Me gustaría declararle mi amor a una mujer. Hay una mujer que me interesa, tiene una personalidad muy particular, yo se quien es pero ella no sabe nada. Es conocida", sostuvo.

El conductor se animó a hablar del viagra, y dijo que no lo usaría: "Por algo Dios hizo que no camine esa parte en determinado lugar. Todo natural. ¿Por qué le vas a hacer andar cuando está dormido, el papelón es si vas al encuentro y fracasas", sostuvo

"Estoy reivindicado en la vida por lo que me está pasando. Hace 3 años que no tomo una gota de alcohol", confesó. Y después habló de sus peores momentos rodeados de adicción y violencia.

Cacho habló de la supuesta relación que tuvo con Nancy Herrera, mujer de su amigo Alberto Olmedo, y la tapa de revista Gente donde salieron ambos fotografiados a la salida de un hotel: "La tapa de gente fue porque yo quería hablar con Nancy para ver por qué olmedo estaba celoso, y fuimos a La Poblada de Mar del Plata. Fuimos a la habitación, pedimos un shampagne y hablamos. Recuerdo con mucho cariño a Olmedo. Son cosas del destino. Él creía que su mujer quería tener algo mío", dijo.

Y también habló de su escandalosa relación con Marcela Tiraboschi: "Tuvimos unos meses importantes, el final me sorprendió. Yo le diría que lamento lo que pasó, que llegara a donde llegó. Nosotros fuimos productos de un análisis, donde ninguno de los muertos de la morgue pueden tener un caudal de sustancias como tenía en su cuerpo Marcela. Le dieron importancia porque la jueza me dijo 'no nos haga trabajar en vano', y yo le dije que no tenía que ver, me hicieron de todos los exámenes. La cosa es que salimos. Menem levantó la pena que teníamos", sostuvo.

Y confesó que en una época de su vida fue adicto a la droga: "En aquel tiempo, era muy lógico que vieras a Pichuco con una alegría superior, le pregunté a él qué había en el papelito que abría él, decía Troilo. Me decía que era para ver las bujias con más potencias. 'Vos tenés que aspirar, no hay que soplar', me dijo. Yo consumí en ese momento. Tal vez no se lo perdone nunca a Troilo, era mu grande para que yo dijese todo, yo tenía que asumir todo lo que él hiciera. Para mí fue siempre una distracción, se acentuó con Marcela. Éramos muy felices, una mujer muy normal. La conocí en un programa de Sofovich, desde el primer día que salimos despertó el indio", señaló Fontana.

Aparecen en esta nota: