Andrea Taboada | Diego Latorre | Yanina Latorre

Yanina Latorre sin sexo durante la cuarentena, ¿Por qué tomó esa decisión?

El tema del sexo en cuarentena da para el debate y genera todo tipo de lamentos. Por un lado, se quejan las personas solteras y quienes quedaron lejos de sus parejas, matches de Tinder y demás, sin posibilidad de vincularse íntimamente más allá de un encuentro virtual.

También, los que conviven y sienten que, más allá de un primer momento en el que tal vez subió la temperatura sexual, a esta altura de la ¿cincuentena? ya no quieren saber nada con ponerle onda y están agobiados. En ese último club se anota Yanina Latorre, que hizo una íntima revelación en LAM: admitió que con Diego Latorre el ritmo de encuentros hot bajó al décimo subsuelo.

“A mí no me lo permite la religión, en cuarentena no se hace nada”, lanzó la panelista cuando Andrea Taboada puso el tema sobre la mesa. “¿Qué tiene que ver?”, intervino Karina Iavícoli. “Se ve que Karina está teniendo, yo no”, señaló Latorre. Y cuando Ángel de Brito quiso saber sus razones, sorprendió con una insólita razón: “Termino cansada de los vivos”.

Embed
Ver esta publicación en Instagram

En 15 dias cumplimos 25 años de casados. No somos perfectos, y lo asumimos. C errores y aciertos sos mi mejor proyecto de vida @dflatorre Valio la pena, no?

Una publicación compartida de Yani Latorre (@yanilatorre) el

“¿Y antes?, le insistió Ángel. “Antes estaba cansada, estaba aburrida, siempre tengo una excusa”, explicó. Pero lo que el conductor quería entender era qué pasaba durante la franja de horas libres con las que Yanina cuenta entre que sale del programa, al mediodía, y sus vivos de Instagram, que hace a las doce de la noche.

“De acá salgo una y media, dos, paso por lo de Dora (su mamá); estaré almorzando tres, tres y media, a veces a las cuatro. Cuando termino, a las cinco de la tarde, estoy agotada, no quiero hablar con nadie de la familia”, relató.

“¿Pero no te dan ganas de darle un beso, un abrazo?”, le consultó Karina. A lo que ella, luego de pensarlo unos segundos, admitió: “Sí... de hermanos”.

Embed

“Dios le da pan a quien no tiene dientes...”, sentenció Taboada. “¡Te lo mando! Encima son más o menos de la misma estatura. ¿Sabés qué? Te lo mando con moño: rocialo con alcohol y metelo en la cama... ¡es un osito cariñoso!”, la siguió, entre risas.

Para terminar, Yanina lanzó: “Aparte no está contagiado, ¡así que le podés dar!”.