El enigmático de Involucrados tenía como principal protagonista a Tristán, quien decidió dejar la actuación e irse a vivir a su casa familiar en Pergamino.

Así fue que la producción lo llamó al actor, quien atendió el teléfono y salió al aire. En medio de la nota, Pía Show le preguntó si podía cruzarse con Cinthia Fernández, columnista del programa. Tristán no contestó, pero Cinthia comenzó a hablar.

El actor poco respondió a sus críticas, casi hacía oídos sordos a las palabras de Cinthia, quien comenzó a hablarle con ironía, en referencia a su denuncia por violencia, la que la justicia le dio la razón a Tristán.

"De eso se encarga mi abogado", le dijo Tristán. A lo que Fernández le respondió: "Hay tantos asesinos y violadores sueltos... si fuera por la justicia".

Luego Tristán dijo que los años y la actuación le habían enseñado muchas cosas, y Conthia le dijo: "Ojalá hayas reflexionado de las cosas que hiciste con los años". "¿Qué hacemos con las denuncias de este verano?, le dijo la bailarina. Pero Tristán siguió esquivando las balas.

Hasta que se metió en la conversación Federico, hijo de Tristán, quien sí intentó ir al cruce de Cinthia: "Hablo yo porque está hablando mal de mi padre y no se lo merece", dijo el joven.

Cinthia intentó tomar el guante, pero Iúdica se metió y frenó la contienda: "Queríamos que sea un cruce con respeto; no que haya ironía y sea agresivo".

Así se dio por terminado un cruce, bajo la mirada enojada de Cinthia Fernández, que claramente quería seguir enfrentando a su eterno rival.

Embed