Pasaron 40 días del robo que sufrió la Trilliza de oro María Emilia, quien habló en revista Hola! Argentina del terrible acontecimiento que la llevó a escapar tirándose de un balcón de su casa para pedir ayuda, por lo que se fracturó una vértebra y se fisuró la muñeca, lo que la lleva a usar aún un cuello ortopédico.

"Tengo que darme permiso para atravesar el dolor, para conectarme con lo que nos tocó vivir a mi marido y a mí. Está bien que mis hijos me vean más vulnerable, más humana. Fue horrible lo que nos pasó. La pesadilla con la que todos soñamos alguna vez, se hizo realidad. Seis hombres armados entraron a casa a las dos de la mañana. Cuando sonó la alarma le dije a Clemente que bajara a ver qué pasaba. No sé que me pasó pero abrí la ventana y me tiré por el balcón. Hoy a la distancia no puedo creer la estupidez que hice, fue una locura. Tendría que haber llamado a la policía, hacer otra cosa antes de tirarme".

"Cuando me estaba por tirar pensé cómo hacerlo: me senté en la baranda, me tiré parada al techo de la planta baja y me dejé deslizar como en un tobogán hasta caer en el jardín; me levanté como resorte y salí corriendo, estaba en completo estado de shock. Los ladrones me agarraron y me metieron de vuelta a casa. Todo duró diez minutos pero para mí fue una eternidad. Todo esto fue un antes y un después en mi vida, pero después pienso que hay gente que la pasó peor que yo o que le mataron ser querido. Hoy me siento mejor, ya perdoné. Siento una paz increíble; el perdón calma, sana", afirmó una de las queridas Trillizas.

TRILLIZA02.jpg
TRILLIZA01.jpg