Tremenda escena si vivió anoche en Argentina, tierra de amor y venganza, cuando Raquel llegó más tarde de lo habitual a su hogar, y Salaberry la esperaba despierto, trabajando.

El miedo en Raquel se hacía sentir, tratando de dar explicaciones de lo acontecido. Mientras que su marido le pedía que se siente a su lado para explicarle el caso que tenía, de un hombre que había matado a su mujer porque lo engañaba.

La amenaza del policía se hacía sentir en cada segundo en la piel de Raquel: "La mató de una manera espantosa, con saña, es un crimen pasional. Terrible".

Así, el policía le mostraba fotos de la mujer asesinada: "Qué susto se pegó esta chica", le dijo. "Antes te interesaba mi trabajo. Yo me dedico a ayudar a las personas".

Embed