Argentina | Julián Weich | Podemos Hablar | Hijo

Julián Weich admitió que juzgó de mala manera a su hijo

Invitado a "PH, Podemos Hablar", Julián Weich reveló cómo reaccionó cuando su hijo decidió irse de mochilero.

Julián Weich asistió como invitado a la última emisión de PH, Podemos Hablar y ahí reveló cómo reaccionó cuando su hijo Jerónimo dejó su vida en la Argentina para irse de mochilero al norte del continente.

"Mi hijo a los 19 años tenía lo que tiene un chico de clase media, que tiene la chance de elegir. Estudiaba cine, jugaba al rugby en el Liceo Naval, trabajaba en un gimnasio. Tenía una vida normal. Pero un día me dice 'me voy de mochilero al norte'. Yo, que soy más fanático del rugby que él, pensé: 'Se va tres meses y vuelve para la pretemporada'. Pero el pibe no volvió más. Se fue y apareció en México", comenzó diciendo el conductor que pasó tres meses alejado de la pantalla chica debido al covid-19.

Jerónimo, el hijo de Julián Weich
Jerónimo, hijo de Julián Weich

Jerónimo, hijo de Julián Weich

"Después su viaje empezó a evolucionar con una búsqueda interna. Al principio fue de exploración y, de pronto, se transformó en uno de autoconocimiento, porque empezó a vivir ese viaje como algo espiritual", continuó Julián Weich.

Sobre la forma en cómo se gana la vida su hijo, el conductor dijo que Jerónimo "aprendió a hacer malabares. Es el típico que vos ves y le preguntás de dónde es y te responde: 'De Venezuela, de Colombia, de Argentina'. Vive así, hace malabares y con eso consigue la plata".

"La cuestión es que hizo un viaje eterno y en un momento me preocupé, y dije: 'Estoy criando a un drogadicto y no me doy cuenta'. Porque probaba esto y lo otro. Pensaba: 'Me equivoqué, me equivoqué. ¿Cómo lo recupero a este pibe?'", se sinceró el invitado de PH, Podemos Hablar.

"Entonces, dije: ‘Ya sé, lo llamo y le digo que lo extraño y que se venga, que después lo mandaba de vuelta a donde esté'. Era solo para verlo. Pero cuando lo fui a buscar a Ezeiza, te juro que lo hubiese dejado ir de vuelta, porque yo estaba totalmente equivocado. Lo que me contaba de su viaje no era mi fantasía, era un viaje de autoconocimiento de él, me hablaba de meditación y de yoga. Yo era el que estaba mal, yo era el adicto", dijo Julián Weich revelando la tremenda enseñanza que tuvo de su hijo.