Lo Ultimo | Juan Cruz Sanz | Periodista | videos

Juan Cruz Sanz contó cómo le afecto laboralmente la filtración de sus videos íntimos

Al periodista Juan Cruz Sanz se le viralizaron videos y fotos íntimas hace tres años. Ahora contó cómo le afectó eso profesionalmente.

Hace tres años se hicieron virales fotos y videos íntimos de Juan Cruz Sanz. Allí, fue expuesto tanto sexualmente como sus adicciones a drogas. Ahora, el periodista estuvo en el programa de Tomás Dente, Vino para Vos, y se animó a hablar de lo sucedido y cómo el afectó en ese momento laboralmente.

juan-cruz-sanz.jpg
Juan Cruz Sanz contó cómo le afecto laboralmente la filtración de sus videos íntimos

Juan Cruz Sanz contó cómo le afecto laboralmente la filtración de sus videos íntimos

Actualmente Juan Cruz Sanz logró dejar esa polémica atrás, y salir adelante, ya que está frente de un noticiero por la pantalla de Crónica, pero confesó que no fue fácil en aquel momento: “Todavía me cuesta hablar de eso. Los que quisieron dañar lo hicieron. La oscuridad más grande es cuando te sentás en el borde de tu cama y no querés estar más”, destacó.

En este sentido, entre lágrimas Juan Cruz Sanz relató: “Todos los días pensás e intentás no estar más, y las personas que necesitás que te den una mano desaparecieron. Las personas que esperabas que estén ya no estaban”.

Además, el periodista reveló: “No tuve para comer hasta hace un año y medio atrás. Como no podía pedirles más plata a mis viejos comía galletitas de agua con mayonesa. Me dolía el estómago del hambre que tenía. No tenía trabajo, obra social, ni para comer. Nada”.

Juan Cruz Sanz también le contó a Tomás Dente cómo le afectó la polémica en materia laboral: “Mi teléfono no sonaba más, los productores que te llamaban para los programas porque te decían que eras Messi te desconocían. No me llamaba nadie y seguía siendo el mismo periodista que pedía laburar”.

Finalmente, el periodista cerró: “Mi amigo de la infancia me salvó la vida cuando sentí que todo había terminado. Ariel, mi jefe, que confió en mí cuando nadie confiaba y se la jugó. Había decidido abandonar, no podía prender la tele y aún hoy no puedo verla. Estaba muy enojado con el ambiente. Me señalaban con el dedo”.

Embed