Lo Ultimo | Jorge Rial | Rial | Jorge

Jorge Rial compartió un tierno video

El conductor de Intrusos Jorge Rial disfruta de momentos virtuales junto a su nieto Francesco,el hijo de More.

Luego de que se prolongará el aislamiento preventivo y obligatorio este medio día, la realidad es que nadie sabe, a ciencia cierta, cuándo podremos volver a la normalidad y mucho menos cuando pasará la pandemia de coronavirus. Son muchos los que han tenido que separarse de sus afectos, y entre ellos está el conductor de Intrusos Jorge Rial.

Salvo por circunstancias muy especiales, Jorge Rial pudo ver poco y nada a su nieto Francesco desde que estamos en confinamiento. Considerado “grupo de riesgo” por algunos problemas coronarios que enfrentó en su momento, el periodista está tan guardado que ni siquiera va al canal: De hecho conduce su popular programa desde eI living de su departamento.

Sin embargo, Rial parece haberse hecho fuerte en la debilidad, y manifestó un mensaje de esperanza en medio del limbo que significa el estiramiento indefinido del encierro. Y lo hizo imaginando un momento de encuentro con su nieto Francesco, nada más y nada menos.

Cada vez que sube una imagen con su nieto, Jorge Rial parece otro. No hay ni un mínimo rastro de ese periodista incisivo y dispuesto a todo con tal de tener la mejor información. Se ve, más bien, a un hombre tierno, feliz, experimentado, dulce, alegre, sonriente, amigable, entrañable. Quizás sea la mejor versión suya que conocemos.

Esta vez, colgó un video en su cuenta de Instagram donde se lo ve recostado junto a Romina Pereiro, su esposa. Los dos están viendo un videito donde observan sonreír a Francesco, el hijo que Morena Rial tiene con Facundo Ambrosioni.

A los dos se las “cae la baba” por lo que están mirando. Pero sobre todo a Rial, que no puede contener la emoción ni los movimientos y actúa como si fuera un chico cuando observa a un amigo y sabe que lo espera un rato feliz de juegos y travesuras. La mano se le va para todos lados. La sonrisa también.

Después, cuando recuperó la compostura y todavía le duraba la felicidad, porque esa sensación reconfortante se mantiene horas y horas en el cuerpo de las personas, escribió “Cuando el amor te explota. Mi nieto tratando de imitarme. Nuestras sonrisas lo dicen todo. Somos unos abuelos felices. La distancia diuele, pero hará que el encuentro sea único“.

Dejá tu comentario