Argentina | Gustavo Conti | Bienvenidos a Bordo | Guido Kaczka

Gustavo Conti llevó un invitado especial a Bienvenidos a bordo

Gustavo Conti estuvo acompañado de Félix, su hijo junto a Ximena Capristo, en su participación en Bienvenidos a bordo

Gustavo Conti estuvo, como desde hace semanas, en Bienvenidos a bordo. Pero esta vez, llevó a un invitado especial que se ganó los aplausos de todos en el estudio. Se trata de su hijo Félix, quien acompañó a su padre en la coreo que presentan en una sección del programa de Guido Kaczka.

“Locutor, el nene de Gustavo Conti, Félix, es Spiderman original, miralo”, lo presentó Guido Kaczka. “Ah no, mirá lo que es Félix. Buena coreo, excelente”, remarcó el conductor de Bienvenidos a bordo. “Sos un genio Félix. Lo que debe estar la mamá, Ximena Capristo”. Emocionado, el nene precisó: “Hola Guido. Yo gané”, dijo Félix al agarrar el micrófono y dialogar con Guido.

gustavo.jpg

Sorpresas en Bienvenidos a bordo

Barby Franco y Ailén Bechara se reencontraron este jueves en Bienvenidos a bordo luego de haber sido azafatas del ciclo por muchos años. Ambas, fueron muy amigas, hasta que un mal entendido en el Bailando las separó y no fue hasta la última emisión del programa que conduce Guido Kaczka, que se vieron nuevamente.

“Ay, no, no puedo creerlo. No, pero mirá las dos juntas, no se puede creer, mirá”, lanzó Guido al verlas a las dos en el piso. “Cómo crecieron eh”, acotó el locutor. “Y, éramos muy niñas”, comentó Ailén. “Igual siempre fueron como crecidas. Son grandotas ellas, yo me acuerdo… Al revés, el que crecí fui yo”, acotó Guido con humor.

Entonces Ailén recordó: “Hace siete, ocho años atrás”. Y fue entonces cuando Guido les comentó: “Pero ustedes…Ustedes en un momento se llevaron muy bien, y en otro momento yo me enteré había unos líos bárbaros, no sabía qué hacer, ¿y ahora?”, les preguntó Guido sobre la relación entre ellas.

Y Ailén aclaró sobre la relación actual con Franco: “No, re bien”, afirmó Ailén. “Ahora nos llevamos genial. Hablamos seguido, en cuarentena hablamos un montón”, coincidió Barby. “Ah, primero bien, después mal y después…”, acotó Guido. “La vida”, lanzó Ailén entre risas. “Sí, yo con el locutor también, tuve idas y vueltas. ¿O no locutor? Pero el locutor siempre me llama y me dice no, discúlpame”, cerró Guido con humor.