Lo Ultimo | Guido Kaczka | Bienvenidos a bordo | El Trece

Guido Kaczka escuchaba sin poder creer la insólita anécdota escatológica de un taxista

Guido Kaczka le preguntó a uno de los taxistas que fue a intentar sacar el lingotes en Bienvenidos a bordo, qué había sido lo más raro que le pasó en el taxi.

Guido Kaczka le preguntó a Juan Manuel Cárdenas, uno de los taxistas que fue a intentar sacar el lingotes en Bienvenidos a bordo, qué había sido lo más raro que le pasó en el taxi.

“Son increíbles las cosas que te pueden pasar con los pasajeros”, empezó comentando el taxista, ni el público, ni Guido aún sabián a donde terminaría está anécdota.

Embed

Fuente: El Trece (Ver el video)

“Una mujer se descompuso en el taxi, no llegábamos a destino, me agarraban todos los semáforos y antes de bajarse se disculpó y me dejó para el lavado del taxi”, resumió el taxista.

“¿Qué te dejó?”, indagó Guido Kazcka.

“El pago para el lavadero. Se había hecho arriba del taxi”, explicó Juan Manuel.

“Y claro, no llegó. ¿Y se hizo caca?”, quiso saber Guido.

“No sé, pero bueno… como lo quieras llamar”, contestó Cárdenas.

“Está mal la pregunta que hice, locutor. Me equivoqué. ¿Por qué quiero saber lo que hizo? ¿Qué importa lo que se hizo?”, se recriminó Guido Kaczka. Y agregó: “Él no lo tiene que decir, es la intimidad del pasajero”.

“Pobre señora cuando bajó del taxi”, comentó Rocío Marengo, quien estaba jugando en el estudio.

“No, pobre yo que tenía el taxi impecable”, retrucó el taxista, provocando las risas de todos.

Cada noche, Guido Kaczka convoca a decena de taxistas que llegan para participar en Bienvenidos a bordo, en la pantalla de El Trece, intentan llevarse un premio con el lingote o las pregunta.

Un participante se emocionó hasta las lágrimas en el juego de preguntas y respuestas. Uno de los muchos momentos lindos del programa de Guido Kaczka en El Trece.

Un participante se emocionó hasta las lágrimas en el juego de preguntas y respuestas

El susto de Guido Kaczka al ver entrar a un hombre de la calle

El susto de Guido Kaczka al ver entrar a un hombre de la calle

Dejá tu comentario