Medios | Gastón Marote | Nosotros a la mañana | periodista

¡En un año! Gastón Marote contó cómo rebajó 50 kilos

El periodista y panelista de Nosotros a la Mañana, Gastón Marote habló sobre su cambio físico, luego de casi perder las piernas por la obesidad que sufría.

El año pasado, el periodista Gastón Marote vivió un momento muy difícil que lo llevó a tomar una gran decisión: querer cambiar sus hábitos y mejorar su condición física. El panelista de El Trece tuvo un pico de presión ,y su médico le dijo que un milagro le salvó de que no le amputaras las piernas. Desde ese momento, empezó bajar de peso.

Este miércoles en Nosotros a la Mañana, programa donde se desarrolla como panelista, contó que el 2020 llegó a pesar 136 kilos, y actualmente ya lleva 50 bajados. "Para mí la presión máxima promedio era 16. Tenía dolores de cabeza crónicos y casi todos los días me medicaba para que dejara de molestarme", comenzó diciendo.

Luego, Gastón Marote contó: "Cuando venía al programa dejaba la mochila con mis problemas afuera del estudio y acá daba lo mejor, pero cuando volvía a casa dormía una siesta y luego seguía trabajando. Me alimentaba mal. También se me dormían las manos. Un día dije basta. Me cansé de agitarme y no poder correr un colectivo".

Embed

En el ciclo, Nosotros a la Mañana, de El Trece, continuó explicando: "Reduje las porciones de comida y empecé a hacer ejercicio. Ahora mi pierna está mejorando, pero antes era como una plastilina que la tocabas, quedaban las marcas y además hervía. Preferí morir en el intento por mejorar mi vida".

Luego, Gastón Marote, relató: "Una amiga también me ayudó con un montón de tips. Siempre estuve abierto a la ayuda de todos, pero lo más importante es hacer un click. Empecé a caminar y el cuerpo cambió. Había que salir adelante a pesar de todo. La gente piensa que porque estás en la TV pagué un tratamiento. Ahora como verduras y frutas, pero un día si quiero también un plato de pastas".

Finalmente, el periodista de Nosotros a la Mañana aconsejó a los espectadores: "Yo no tenía tiempo, pero me puse a hacer abdominales antes de irme a dormir. Descansaba cuatro horas nomás, pero después llegó un momento en el que sí pude dormir. Si sos un gordo feliz está bárbaro, pero cuando llegan los problemas de salud no. Pude haber tenido diabetes, pero por suerte no me tocó".

Embed