Argentina | Duki | Disco | Rock

El Duki canta "Desde el fin del mundo"

El cantante argentino Duki habló de Desde el fin del mundo, que es el segundo disco del músico de 25 años

El cantante Duki, la figura más poderosa e influyente de la escena argentina de música urbana, se reconoció un melómano, en especial del rock argentino, y reconoció que es su familia la que lo mantiene con los pies sobre la tierra y evita que se maree con el éxito y la fama.

Mauro Ezequiel Lombardo Quiroga conocido como Duki, tiente 25 años y tras triunfar en El Quinto Escalón, una de las grandes competencias de freestyle local, se metió en la escena urbana con canciones como "Si te sentís sola", "No vendo trap", "Hello Coto", "She don't give a FO", "Rockstar", “Goteo” y “Hitboy” que lo convirtieron uno de los cinco argentinos más escuchados en las tiendas digitales.

Ahora en su segundo disco “Desde el fin del mundo” el Duki que incorpora un sonido más fresco, una voz más curada y no tan ronca, así como también más flow y estilos nuevos; lo reúne con Khea, Pablo Chill-e, Bizarrap, Mesita, Ysy A, Lara 91K, Ca7riel, Young Cister y Pekeño 77, entre más.

El álbum lo tiene además coqueteando con el punk y el rock en canciones como “Muero de fiesta este finde”, “Muriéndome” y “Luna”. De su influencia en ese genero musical, Duki explicó: “el rock fue lo que más me marcó”.

DUKI - Sudor y trabajo (Concept Album)

Para presentar su nuevo disco, Duki celebró una rueda de prensa virtual desde las instalaciones del Movistar Arena donde sostuvo que para dar forma al nuevo material “estábamos buscando desestructurar al trap y salir de la monotonía”.

El cantante Duki explicó cómo fue el proceso para encarar el disco: "Cuando tomo la decisión de un disco sé más o menos lo que va a venir pero no sé dónde va a terminar, cuando estoy en singles estoy en modo de búsqueda de ver qué es lo nuevo y probar cosas Cuando tomo la decisión de un disco sé más o menos lo que va a venir pero no sé dónde va a terminar, cuando estoy en singles estoy en modo de búsqueda de ver qué es lo nuevo y probar cosas “los raperos tenemos un problema: cuando hay un bombo y una caja queremos caer arriba rítmicamente y siempre estamos forzando las rimas, cuántas más rimas podemos meter más nos gusta. Pero eso sentía que me encerraba un poco”.