Virales | coronavirus | síndrome del pijama | hijos

Coronavirus: Qué es el síndrome del pijama de nuestros niños

Este mal azota a los niños adolescentes en las casas argentinas en época de coronavirus. Prestá atención a las conductas que son un llamado de atención.

La pandemia por coronavirus ha decretado en todos nosotros un nivel de angustia y ansiedad jamás antes visto. Pero, ¿alguien se ha puesto a pensar qué es lo que pasa por las cabezas y corazones de nuestros hijos? Sobre todo de los adolescentes, que muchas veces son los que están más cerrados a expresar sus sentimientos junto con sus padres y madres.

Si bien los niños y adolescentes continúan con sus clases escolares de manera remota, lo cierto es que muchos no se acostumbran a esta nueva normalidad que ya lleva casi cuatro meses de duración. Las rutinas se han vuelto un tanto pesada para los chicos que disfrutaban de ver a sus amigos, ver películas juntos o jugar en los juegos de las plazas.

barbijo 2.jpg

Algunos adolescentes se la pasan todo el día en pijama, de ahí el nombre "síndrome del pijama" a esta apatía generalizada por la que están pasando. Algunos padres comentan que sus hijos están con la misma ropa durante toda la jornada, se despiertan con un pijama que se mantiene durante todo el día. Pasan de la cama al sillón sin escalas. Pasan por la computadora a tener alguna clase virtual y siguen viaje, cabizbajos en contexto de coronavirus.

Una madre de tres hijos, dos adolescentes y otro universitario, que fue entrevistada por La Nación, comentó que a veces los del medio "se acuestan de madrugada y almuerzan a las 5 de la tarde. Les cuesta cada vez más responder a la tarea del colegio", expresó con preocupación.

barbijo 3.jpg

Los especialistas en psicología y psicoanálisis advierten que algunos jóvenes están entrando en fases depresivas y esto podría ser una señal del "síndrome del pijama". Pueden advertirlo en las sesiones online que se mantuvieron en este tiempo y ven el panorama con muchísimo estupor.

Según la psicoanalista Susana Kuras Mauer, "Con las reiteradas postergaciones de la cuarentena las reservas adolescentes ya no son las mismas. Los humores se irritaron, la ansiedad creció y se sintomatizó", expresó, también con preocupación. Un dato alarmante el de la somatización en niños que en condiciones habituales son sanos.

barbijo barbijo.jpg

"La potencia adolescente pide oxígeno, y con la mirada de los padres híperpresentes, con su afecto, sus presiones, reclamos y quejas, los chicos ya no saben dónde esconderse; y los padres tampoco", analizó Kuras Mauer. Los padres están atentos a detectar conductas fuera de lo común en sus hijos, y por supuesto, en caso de tener alguna sospecha del "síndrome del pijama" u otras alteraciones, deberán consultar con especialistas.

Dejá tu comentario