Virales | coronavirus | Mascotas | Vecinos

Coronavirus: Los vecinos de una enfermera mataron a sus mascotas para que deje el barrio

Daniela es enfermera y combate todos los días el coronavirus. Sus vecinos le dieron de comer carne con vidrio a sus mascotas para que se vaya del barrio. 

Médicos, paramédicos y distintos profesionales de la salud han sido blanco de ataques desmedidos casi desde el momento en el que se supo que el coronavirus había llegado a la Argentina. Este es caso Daniela de 41 que es enfermera y vive en el barrio Guadalupe de Santa Fe. Los vecinos le mataron a sus mascotas para que se mude.

Daniela vive junto a su hijo de 23 años y trabaja en un sanatorio privado de Santa Fe con enfermos de COVID-19. A poco de que el Gobierno dispusiera el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO), los vecinos del barrio Guadalupe le habían dejado un cartel con un mensaje intimidatorio.

coronavirus 2433.jpg

"Un día cuando empezó la cuarentena y toda esta locura, encontré un cartel en mi casa en el que me decían que me vaya, que iba a infectar a todo el barrio. No le llevé el apunte, pensé que era una broma", aseguró en una entrevista radial.

Lo que parecía una broma terminó por convertirse en un salvaje caso de maltrato animal donde murió un perro y un gato, las mascotas de Daniela. Cuando volvió del trabajo, su hijo le contó que su perra Gabyta y el gato habían sido envenenados.

coronavirus 243.jpg

"La perra tenía 16 años y murió al instante. Al gato logré llevarlo al veterinario, intentaron recomponerlo, pero no pudieron salvarlo", relató.

Además del dolor que siente por haber perdido a sus mascotas, Daniela expresó su preocupación por los valores de las personas que viven a su alrededor. "Una estudia para hacer un bien y ahora no te da la gana. Sacaron lo peor de mí. Nosotros siempre fuimos dos [por ella y su hijo] y los animales eran nuestra vida", describió.

coronavirus 2432.jpg

De acuerdo con las palabras de la enfermera, las mascotas no salían de su casa. Habiendo dejado claro que se trataba de mascotas tranquilas, Daniela estima que les habrían arrojado el alimento contaminado por sobre el tapial.

Dejá tu comentario