Lo Ultimo | Alfredo Leuco | Cristina Kirchner | LN

Alfredo Leuco arremetió contra Cristina Kirchner: "Está a un paso de poner de rodillas a la Justicia"

El conductor de LN+, Alfredo Leuco se refirió a la audiencia pública por la causa AMIA que protagonizó el viernes pasado la vicepresidenta.

Alfredo Leuco junto a Eduardo Feinmann, Jorge Lanata y Baby Etchecopar son los periodistas más críticos con el gobierno de Alberto Fernández. En este caso el conductor de LN+ se refirió a la audiencia pública que solicitó y protagonizó el pasado viernes la vicepresidenta Cristina Kirchner, en la previa del inicio del juicio oral que la tiene como acusada de encubrir a los autores del atentado a la AMIA.

“Cristina logró una victoria contundente en su plan de impunidad y venganza. Con el show macabro de mentiras que montó está a un paso hacer arrodillar a la justicia y someterla a sus caprichos. Hizo un acto político gracias a que el tribunal cedió a sus exigencias e inventó un nuevo Código Procesal Penal. Un traje a medida”, comenzó diciendo Alfredo Leuco en su programa de LN+.

image.png

“La reina Cristina Kirchner pertenece a la monarquía del chavismo santacruceño y está muy por encima de la plebe, de los ciudadanos comunes que somos todos nosotros”, sentenció.

Luego, el periodista se refirió a la “posibilidad” que le otorgaron a la expresidenta de una audiencia pública. Señaló que eso “quedará en la historia del Derecho” porque “no existe” y “carece de toda legalidad”. “Se trata de un caso de extrema gravedad institucional”, sintetizó.

“En lugar de concurrir al juicio oral, como cualquier hija de vecino, y defenderse en ese ámbito, Cristina Kirchner fue la actriz protagónica de un escenario propio para atacar a ese juicio oral y a los magistrados que llevaron esta causa, que no es cualquier causa”, expresó.

Para finalizar, Alfredo Leuco se refirió a la causa, que es “la que más la ocupa y preocupa porque está acusada de haber encubierto a los terroristas que volaron el edificio de la AMIA, un asesinato masivo de 85 personas”, que ocurrió en Buenos Aires, el 18 de julio de 1994.

“Y encima, como una provocación repugnante, todo eso ocurrió el día del acto en homenaje a las víctimas y en el reclamo del fin de la impunidad. Por momentos parece que la jefa del jefe del estado disfruta de castigar a las víctimas de todo tipo y de colocarse siempre del lado de los victimarios. Esto pasa en todos los planos”, cerró.