Shakira debe afrontar un juicio por fraude, debido a que la acusan de disponer una residencia irreal para evitar el pago de impuestos en España.

La fiscalía de Barcelona presentó hoy una querella por fraude fiscal contra la cantante, según informa hoy el diario El País.

El ministerio público asegura que la artista colombiana simuló su residencia fiscal en Bahamas para evitar el pago de impuestos en España. La cuota defraudada, tal como señaló la Agencia Tributaria en su informe final, asciende a 14,5 millones de euros. La fiscalía atribuye a Shakira seis delitos de fraude fiscal cometidos entre 2012 y 2014.

El ministerio público considera que, en los años objeto de investigación, la cantante tenía ya la residencia fijada en España, una vez que hizo pública su relación con el defensa del Barça Gerard Piqué. La ley señala que, cuando un ciudadano pasa la mitad del año (más un día) en España, debe considerársele residente a efectos fiscales y tiene que pagar sus impuestos en España.

En los últimos meses, los abogados de la artista y la Agencia Tributaria han mantenido conversaciones para intentar resolver el conflicto en la vía administrativa. Pero esto no fue posible ya que Hacienda considera que hubo intención de defraudar.