Argentina | Walter Olmos | Vanesa Passaro | Fiesta clandestina

Imputaron a la ex de Walter Olmos por organizar una fiesta clandestina

Vanesa Passaro, expareja del recordado Walter Olmos, tuvo que rendir cuentas ante la Justicia por organizar una celebración con más de 50 personas

Vanesa Passaro, quien fue pareja sentimental del fallecido intérprete de cuarteto Walter Olmos, está en problemas con la Justicia debido a que organizó en su casa ubicada en El Palomar, Provincia de Buenos Aires, una fiesta clandestina en la que estuvieron presentes más de 50 personas.

La celebración que violó las normas establecidas durante esta nueva faceta del manejo de la pandemia denominada Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio (Dispo) o "nueva normalidad" -como se le dice popularmente-, fue interrumpida por efectivos de la Policía bonaerense, que llegaron al sitio por denuncias hechas al 911 por parte de los vecinos de Vanesa Passaro.

Imputaron a Vanesa Cassaro, ex de Walter Olmos, por organizar una fiesta clandestina
Imputaron a Vanesa Cassaro, ex de Walter Olmos, por organizar una fiesta clandestina

Imputaron a Vanesa Cassaro, ex de Walter Olmos, por organizar una fiesta clandestina

Los vecinos denunciaron que en la casa de la ex de Walter Olmos se desarrollaba un evento en el que participaban mucho más de 10 personas, límite establecido por las autoridades sanitarias para reuniones al aire libre.

Luego de que el equipo de la Dirección Provincial para la Gestión de la Seguridad Privada comprobó que efectivamente existía una fiesta clandestina, llegaron los oficiales de policía a la residencia de Passaro, allí, además de acabar con la celebración, levantaron las actas correspondientes a los asistentes.

Vanesa Cassaro
Vanesa Cassaro, ex de Walter Olmos

Vanesa Cassaro, ex de Walter Olmos

Al convocar a la propietaria de la casa, la ex de Walter Olmos se presentó ante la Justicia y explicó que el evento era una reunión entre amigos y familiares para despedir a su hermano, quien próximamente se irá del país. Sin embargo, los asistentes a la celebración dijeron que habían pagado una entrada de casi 5 000 pesos para entrar a la fiesta.

En marzo la vida de quienes viven en Argentina cambió radicalmente. Debido a la pandemia que azota al mundo el presidente Alberto Fernández declaró el confinamiento obligatorio para evitar la propagación del virus en el territorio nacional.

Ahora, a ocho meses de aquella estricta medida, los controles para evitar contagios y muertes a causa del COVID-19 quedaron reducidos al uso de barbijos, el distanciamiento social y la responsabilidad ciudadana, siendo esta última la que causa más preocupación por la creciente ola de fiestas clandestinas.