Esta vez se trató de la no participación de Evangelina Anderson en la apertura del Bailando por un sueño. La demora y las postergaciones en el comienzo del programa de Marcelo Tinelli la dejaron afuera de esa propuesta -que había aceptado- porque para entonces ya estará fuera del país, según contó ayer en Los angeles de la mañana.

"Después de que ustedes dijeran que yo iba a estar en la apertura del Bailando, me avisaron de la producción que Wanda Nara los llamó. Sería lindo que lo haga ella", contó la propia Anderson en el ciclo de De Brito.

Aunque ella después aclaró en Twitter que no quiso decir eso, se interpretó que Wanda quiso serrucharle el piso y quedarse con su lugar en el debut de Showmatch, aprovechando su ausencia.

Anderson no es ingenua y sabe lo que quiere decir cuando cuenta algo así. Y teniendo en cuenta la guerra histórica entre ellas, que viene desde la época en que supuestamente Maxi López encaró a Wanda después del previo rebote de su prima Evangelina -tienen en común a un tío llamado Pete-.