La situación sentimental y personal de Diego Maradona es un misterio por estas horas. Las versiones periodísticas indican que está separado de Rocío Oliva, y que ella “lo echó” de su casa de Bella Vista el fin de semana, mientras trata de reconquistarla. Maradona no se muestra públicamente en Buenos Aires, y hasta dicen que Oliva está de novia con un amigo de la cantante tropical Dalila.

A todo esto, otra de sus ex, Verónica Ojeda -madre de su hijo Diego Fernando- estaría recomponiendo su vida sentimental justo en coincidencia con la estadía de Maradona en Argentina y también con la supuesta ruptura de Diego y Rocío Oliva. Las pistas las dio la propia Ojeda cuando subió a su cuenta de Instagram, este fin de semana, un ramo de flores que recibió por su cumpleaños, haciéndose la misteriosa. Con corazones al lado del mensaje, dejó picando la incógnita.

Pero los mal pensados, dueños de la lengua de trapo más malvada, se arriesgaron en deslizar una hipótesis: sabiendo de su distanciamiento de Oliva y estando en Buenos Aires ¿qué mejor manera de provocar un acercamiento con Maradona mostrando que puede estar con otro? Cuánta maldad! sabido es que cuando Diego ha estado distanciado de Rocío, se ha acercado a Verónica, y ella le ha abierto la puerta. Claro que esto no sucede desde hace mucho tiempo. De hecho el ex futbolista no ve así pequeño hijo, de casi seis años, hace dos años y medio. Ni siquiera fue en estos días a su graduación del jardín de infantes, en coincidencia con su llegada a Buenos Aires.

Lo cierto es que Verónica Ojeda -dejando conjeturas maliciosas de lado- estaría conociéndose con un hombre de su edad, de profesión desconocida hasta ahora, a quien le presentó una amiga en común. Tuvieron dos citas, y ella cuenta a sus íntimos que “se está divirtiendo”, que la está pasando bien y que se deja llevar por esta novedad, ya que hace mucho tiempo que está sola.

Los vaivenes de Maradona y la madre de su hijo menor fueron muchos después de los ocho años que estuvieron en pareja. Pero durante años seguían viéndose en sus venidas a Buenos Aires, cuando ella le hacía “masajes en los pies” al astro. Les llevó tiempo cortar del todo. Inclusive Verónica se fue a tratar de reconquistarlo en Dubai cuando su relación con Oliva estaba establecida, y no lo logró. Maradona le complicó después bastante la vida en ocasión de mandarle cautelares para evitar que muestre a su hijo en el programa de Susana Giménez o en el Bailando de Marcelo Tinelli; tratando de lograr inclusive que lo nombre. La relación entre ellos no pudo mejorar nunca más.

Este año, en su anterior estadía aquí, Maradona suspendió a último momento un encuentro con su pequeño hijo Diego Fernando, cuando los padres de Ojeda lo llevaban a ver a su papá. La noche anterior a esa cita, Rocío Oliva sacó de parranda al astro, a ver a un conjunto de música tropical, trasnocharon y al día siguiente el encuentro se suspendió.

Ahora Ojeda estaría rehaciendo su vida, conociendo a alguien, justo cuando su ex está acá, y en crisis con su actual. Combo perfecto para el escándalo.