Cine | Enfermedad | Brad Pitt | Prosopagnosia

Esta es la extraña enfermedad que sufre Brad Pitt

El famoso actor Brad Pitt sufre Prosopagnosia, una enfermedad de origen neurobiológico que le impide asociar el rostro de una persona con su identidad.

El actor Brad Pitt comentó públicamente en el año 2013 que padece una rara enfermedad con un nombre de difícil pronunciación: Prosopagnosia. Fue durante una entrevista para la revista Esquire, cuando el de Oklahoma reconoció este peculiar problema de salud y las duras situaciones sociales a las que se ve sometido por culpa de ello:"Hay personas que me odian porque creen que les estoy faltando al respeto", lamentó.

Se desconoce si Brad logró con esa confesión que todas esas personas le perdonaran, lo que desde luego sí consiguió fue poner en el mapa una enfermedad rara (afecta al 2,5 por ciento de la población mundial). Al parecer, según un estudio realizado en la Universidad de Darmouth, Estados Unidos, la Prosopagnosia tiene su génesis en un problema neurobiológico en el cerebro que afecta ampliamente al reconocimiento visual.

La Prosopagnosia es tan sumamente llamativa que varios medios de prestigio cómo la BBC han producido varios reportajes en los últimos años. En uno de ellos, Boo James, una vecina de Cardiff, explicaba que en una ocasión vio como una mujer extraña la saludaba en el autobús. Más tarde se dio cuenta de que era su propia madre: "Es muy duro. Puede ser agotador física y emocionalmente pasar un día en público preguntándome constantemente si deberías haber hablado con alguien". contó la mujer.

Prosopagnosia, la ceguera de las caras

Otra mala noticia para los pacientes que sufren esta rara enfermedad, es que no hay un tratamiento específico para esta enfermedad. El único remedio por el que apuestan los profesionales de la salud consiste en entrenar a las personas que padecen Prosopagnosia para que puedan reconocer algunos aspectos de la fisonomía de sus personas más cercanas, como el pelo, la voz o el uso de determinadas joyas.

A su vez se divide en dos tipos: aperceptiva, en la que el paciente no es capaz de diferenciar un rostro de otro; y asociativa, donde sí que distinguiría algunos rasgos pero no sería capaz de asociarlos con los de alguna persona que conociera, como le sucede, por ejemplo, a Brad Pitt.