Lo Ultimo | Tristán | rehabilitación | accidente

Tristán en silla de ruedas luego de un grave accidente

El hijo de Tristán contó que su padre, de 83 años, se encuentra internado y que nunca pudo volver a caminar luego de fracturarse la cadera en un accidente

En diciembre del año pasado, Tristán sufrió una fractura de cadera por la que debió ser intervenido quirúrgicamente. Desde ese accidente doméstico que su vida cambió drásticamente, ya que nunca más pudo volver a caminar.

El actor de 83 años se encuentra internado en una clínica de rehabilitación en Córdoba. Su hijo Federico Díaz Ocampo relató en el programa Confrontados (Canal 9) la dramática situación que atraviesa padre.

tristan 1.jpg

“Mi padre está en un centro de rehabilitación desde febrero, que fue cuando decidimos llevarlo ahí con mi hermana”, empezó relatando el joven. Y aseguró que, tras el accidente doméstico de Tristán a fines del año pasado, la obra social de actores le dio turno para ver a un neurólogo recién para después de dos meses.

A los hermanos se les está haciendo “muy difícil” costear la internación del cómico. “Decidimos llevarlo a Córdoba para poder empezar a hacer la rehabilitación. No es que no lo estaba haciendo la Obra Social, pero los tiempos de ellos no eran los que necesitaba una persona de 83 años”, dijo.

tristan 4.jpg

Federico confesó, visiblemente compungido que “es una edad bastante difícil y, la verdad, a mi me hace muy mal. Porque de verlo entero, como lo vi siempre a mi padre, a de repente ver que no haya vuelto a caminar...”

El hijo del cómico explicó que su padre no sufría de Alzheimer, cómo había trascendido. “El en el 2011 le detectaron una pequeña demencia senil que, obviamente, se fue agravando hasta la fecha. Pero él nos reconoce tanto a mi hermanos como a mí. De hecho, yo el otro día hablé con él”, contó Federico, quien recordó que incluso después de este diagnóstico Tristán siguió trabajando en teatro. Y que, recientemente, había hecho un viaje con él a Perú, a visitar a uno de sus hermanos, y luego a Europa, donde permanecieron por dos meses.

Tristan 3.png

“A nosotros nos hizo muy mal el tema de la rehabilitación, La verdad es que yo, después del viaje, de verlo tan entero... Siempre fue un tipo duro, un tipo que siempre fue entero. Y verlo en una silla de ruedas la verdad que....”, se lamentó Federico al borde de las lágrimas.

No obstante, cuando le preguntaban si estaba preparado para “lo peor”, teniendo en cuenta la edad avanzada de Tristán, el hijo del cómico señaló que “no”. “No quiero soltar”, dijo conmovido. Y aseguró que no pierde las esperanzas de que su padre vuelva a subirse a las tablas.