El conflicto empezó cuando le pidieron a Juan Carlos López, el histórico maquillador de Susana Giménez, un presupuesto para cubrir toda la jornada de grabación que la diva haría para el programa con Carlitos Tévez.

Según se informó, López habría pasado $5000 para maquillar y retocar a Susana todo el día, pero al canal le pareció excesivo y decidió no contratarlo. A cambio, contrataron a Mabby Autino, otra gran maquilladora de famosas, con quien Susana quedó encantada.

López maquilla a Susana hace varias décadas, y por pedido de la diva, dejó todo trabajo adicional para dedicarse solo a ella: para su programa y para todo evento personal que Susana tuviera.

Pero este año, Susana casi no salió y no tuvo programa. Con lo cual, López estuvo sin trabajo, ya que sin Susana no tendría otro ingreso.

El maquillador no sólo se quedó sin programa, sino que también Susana ya lo habría dejado de llamar para sus eventos sociales.

Ante tanta descortesía, Juan Carlos López habría decidido inciar una demanda judicial contra Susana Giménez, reclamándole los años trabajados para ella "en negro", sin aportes, obra social ni indemnización, según informaron hoy en LAM.

La demanda rondaría varios millones de dólares, ya que se acumulan décadas de trabajo informal.

Aparecen en esta nota: