La última semana de Bailando por un sueño siempre se caracterizaron por ser de lo más emocionantes, pero muuuy aburridas. Todos los malos se transforman en buenos, ya nadie discute con nadie y los participantes derrochan mar de lágrimas; y está noche la excepción.

En la primera semifinal Mica Viciconte vino acompañada de Fabián Cubero, no discutió con nadie, aunque no cambió su cara de pocos amigos y dejó bien en claro su odio a Laurita, ya que al ser eliminada agradeció a todos menos a la jurado.

La tribuna enardecida como barra bravas de un Boca-River vibraban por sus ídolos mientras votaba una y otra.

La noche transcurrió con un clima de emoción y en una votación muy reñida ganaron Sofi Morandi y Julián Serrrano, que estuvieron mas amorosos y simpáticos que nunca.

Pero que lindo todo!!.

Embed