Sin dudas Marcelo Tinelli y su producción quisieron dar un golpe de timón este año en "Showmatch" para generar nuevas tensiones entre los participantes.

Anoche debutó la votación entre compañeros y ahí se desató una guerra de todos contra todos. El jurado mandó a la sentencia a Anamá Ferreira, Gabo Usandivaras, Marcela Baños, Sofía Jujuy Giménez, pero en el momento en que se supo que el Pollo Alvárez no estaba en el piso por tener otros compromisos laborales, la historia cambió para siempre.

Marcelo Tinelli le reprochó al aire a la bailarina del Pollo, Yamila Ramírez, la ausencia de su compañero y el abandono que el Pollo hacía de Showmatch en favor de otro programa.

Ahí se abrió un nuevo juego y fue Flavio Mendoza quien votó primero al Pollo diciendo "yo he suspendido funciones o he atrasado el teatro por este programa, no me parece bien que no esté", de esta manera vario se sumaron a este reclamo de Flavio.

Cada vez que tenían que votar los participantes se quejaban de la metodología, y Marcelo los reprendía con ironía y los obligaba a votar: "Si tenes que votar, vamos a estar todo el día así".

Jimena Barón, Sol Pérez y Anamá fueron de las más quejosas a la hora de votar a sus compañeros para ir a la sentencia.

En el medio algunos votaron por las broncas y las antipatías, fue así que la madre de Laurita, Inés Stork, fue elegida por Viciconte y Marcasoli, "enemigas mediáticas" de Fernández, y la madre estuvo a un paso de ir a la sentencia.

Todo esto se vivía en un clima de tensión en el cual Esmeralda Mitre disparó contra el programa de Mariana Fabbiani, contra Federico Sebber, el periodista que recibió la renuncia de Mitre por una confusión de ella y hasta intentó cantar, cosa que no logró porque Marcelo la fulminó con la mirada, ella le dijo "¿Ya te aburrí no?", a lo cual Tinelli negó pero con poca convicción.

El jurado salvó a Marcela Baños, a Sofía Jujuy y a Gabo Usandivaras, por lo tanto el Pollo, ausente y Anamá fueron al teléfono y finalmente la querida modelo fue la ganadora por 51.27 de los votos y el Pollo Alvárez que había realizado junto a su compañera un gran acquadance, quedó eliminado.

Embed

Más allá de los enojos por la nueva forma de votar entre pares, el enojo se manifestó en la cara de muchos y lo único que se transmitía era tensión y fastidio a través de la pantalla. Tinelli en esta ocasión ofició de villano, y dejó de lado por un rato los chistes y el personaje de bonachón, para "jugar al reality" fuerte con su programa, una cosa nunca vista en 12 años que lleva el ciclo.

Los jurados tampoco estuvieron todos de acuerdo con el sistema ya que Laurita Fernández y Flor Peña no se mostraron muy conformes, mientras que el ala periodística con De Brito y Polino apoyaron el nuevo formato.

Una noche cargada de emociones que seguramente disparará nuevos enojos y rivalidades entre los participantes. Parece que el 2018 será un año mucho más belicoso que el que habían anunciado sus productores antes de arrancar el ciclo.