Lo Ultimo | sexo | médico | barbijo

¿Sexo con barbijo? La ocurrente respuesta de un médico

Sandra Borghi en Nosotros a la mañana consultó a un médico sobre un extraño estudio que afirma que se debe tener sexo con barbijo.

Inesperada y ocurrente fue la respuesta de Luis Cámera, un médico que fue consultado por la periodista Sandra Borghi en el programa "Nosotros a la mañana", sobre un extraño estudio que afirma que se debe tener sexo con barbijo ante la pandemia que se vive.

La pregunta fue la siguiente: “Los científicos de Harvard dicen que hay que tener sexo con barbijo. ¿Usted lo recomienda?”, cabe destacar que el estudio afirma de "alto riesgo" el sexo por el coronavirus.

doc.jpg

Sorprendido por la consulta de la periodista, el doctor estalló de risa y tuvo una inesperada salida. “Le informo que yo soy médico, no soy un actor porno”, lanzó, haciendo estallar en carcajadas a los integrantes del programa. “Hay algunas religiones semíticas que usan una sábana. Habrá que hacerle un agujerito”, acotó, poniendo humor a una supuesta práctica de los judíos ultraortodoxos, hoy considerada un mito.

"Soy médico, no soy actor porno", la respuesta de un doctor a la pregunta de Sandra Borghi

Poniéndose serio, el médico explicó por qué el sexo con barbijo era indistinto. “Hace poco salió que se puede eliminar el virus por el semen. Cuando uno está infectado el virus puede aparecer en el semen. También está en la materia fecal”, dijo. “Sin embargo una persona que va a tener un encuentro sexual evidentemente tuvo que pasar por otras etapas. Si el otro está contagiado, ya se contagió”, aclaró el profesional médico.

Sobre el estudio

Luis Cámera.png

Recomiendan que las parejas tomen medidas preventivas en el dormitorio, incluido el uso de máscaras faciales. Además los científicos de Harvard clasifican los escenarios sexuales en función de la probabilidad de que las personas contraigan coronavirus mientras tienen relaciones. Aquellos en el extremo inferior de la escala incluyeron la abstinencia (no tener relaciones sexuales en absoluto) y la masturbación, mientras que el sexo con personas de su propio hogar y los de otros hogares se determinó que eran actividades de “alto riesgo”.