Lo Ultimo | Santi Maratea | wichi | camioneta

Santi Maratea donó 2 camionetas y se lo llevó la policía

El influencer logró comprar 1 camioneta y la otra fue donada por una marca. Sin embargo, Santi Maratea no la pasó bien con los wichis. Tuvo que dormir en Jujuy

Santi Maratea movió cielo y tierra para lograr colaborar con una comunidad wichi en Salta, con el fin de proveeerles una ambulancia y donaciones para ellos. Luego de juntar más de tres millones de pesos entre sus seguidores, compró una camioneta tipo pickup y logró que otra similar fuera donada por la marca líder de autos de características similares. Además, juntó donaciones de alimentos y ropa en un container con el fin de que fuera este grupo de wichis el destinatario. Si bien logró cumplir algunos de sus objetivos, no todo salió bien.

WhatsApp Image 2021-02-16 at 1.19.18 PM.jpeg

En este fin de semana largo, el influencer Santi Maratea aprovechó a viajar a Salta para hacer entrega de las dos camionetas pick up. El nexo había sido entablado con Omar, un integrante de esta comunidad, y él sería uno de los que manejaría el vehículo. En principio, la idea era que se acondicionara para funcionar como ambulancia. La otra camioneta, finalmente, iba a ser cedida a la Fundación Pata Pila, una organización sin fines de lucro que cuya misión es combatir la desnutrición infantil en algunas comunidades indígenas del norte de país. Pero esto no fue bien visto por los integrantes de la comunidad wichi ni por la Comisión de Misión Chaqueña.

WhatsApp Image 2021-02-16 at 1.19.10 PM.jpeg
Las explicaciones que dio Santi Maratea sobre las complicaciones con la comunidad wichi

Las explicaciones que dio Santi Maratea sobre las complicaciones con la comunidad wichi

Luego de hacer entrega de las camionetas, miembros de la Comisión se quejaron porque una de las camionetas iría para la Fundación Pata Pila; y también cuestionaron que fuera Omar el que recibiera la otra. Según explicó Santi Maratea "elegimos a Omar porque podía facturar la camioneta, porque tiene registro; y el otro era Pata Pila porque iban a convertirla en un centro de desnutrición móvil y cuesta 200.000 pesos por mes mantenerla".

WhatsApp Image 2021-02-16 at 1.18.55 PM.jpeg

Pero la organización se tiró para atrás cuando vio el revuelo, que terminó con Santi Maratea y sus colaboradores yéndose en un móvil policial para resguardarlos: "hicieron un piquete en la ruta para frenarnos y sacarnos las camionetas", contó Maratea. Sin embargo, no era la comunidad que los recibía, sino externos quienes no querían que este proyecto prosperase. De esta manera, finalmente, las dos camionetas quedaron en manos de la comunidad Wichi y Omar; aunque esto trajera complicaciones a nivel administrativa y logísticas.