Rodrigo Guirao Díaz atraviesa una grave situación familiar, debido a su trabajo el modelo y actor viaja continuamente a México y en esta ocasión dejó su departamento del barrio de Palermo a su hermano, Gonzalo, pero jamás pensó que iba a ser acusado de robo y buscado intensamente.

Según denunció una turista norteamericana que se encuentra viviendo en el departamento de al lado, Gonzalo habría pasado de un balcón a otro con la intención de robar.

Guirao Díaz envió un comunicado a los medios en donde explica el tema y el problema de salud que aqueja a su hermano:

"Me dirijo a los medios que se encuentran informando sobre lo ocurrido con mi hermano Gonzalo para poder aclarar y darles la información correcta sobre las manifestaciones vertidas públicamente.

Mi hermano se encuentra atravesando un mal momento de salud vinculado a ataques de pánico, fobias, depresión y posible patología de adicción. Hace años ando detrás de él ayudándolo, conteniéndolo y tratando de que comience un tratamiento psicológico. La ley de salud mental 26657 torna complicada la prosecución de los tratamientos y ayuda a los familiares.

Quizás muchos leyendo esto seguramente puedan sentirse identificados. Sin perjuicio de lo cual, he adoptado la decisión de llevar a cabo un trámite de diligencias preparatorias en post de proteger la salud de mi hermano y en tal sentido agradezco la celeridad judicial.

Acabo de leer lo que levantaron los medios y quiero negar rotundamente la existencia de un ROBO, NO LO FUE y la denuncia no dice eso y mucho menos como leí por ahí de un intento de abuso. Hoy en estos tiempos sobre todo habría que tener más cuidado cuando se inventa sin fundamento jurídico sobre estos temas tan sensibles para nuestra sociedad. Mi hermano producto de un estado de alteración psicológica y probablemente de consumo puso o busco poner en peligro su vida, arrepintiéndose gracias a ser descubierto por esta vecina.

Me encargué de pedirle disculpas personalmente a mi vecina por el susto que vivió como producto de esta alteración de salud mental de mi hermano. Traté de hacerla sentir segura y dialogando con ella comprendió y por suerte se mostró preocupada por mi hermano y tuvo empatía con su situación y con la que nosotros los familiares estamos viviendo.

Estamos muy dolidos y preocupados. No sabemos dónde está, ni cómo está. Así que en nombre de la familia pido el respeto que está situación tan delicada se merece, que se pongan en nuestro lugar por un segundo y que todo lo que se diga que no es veraz, puede entorpecer la causa y el objetivo que es encontrarlo para poderle dar la contención que urgente necesita.

Agradezco enormemente a todos los que se preocuparon y nos están apoyando en este tan mal momento que nos está tocando vivir.

Muchas gracias. Rodrigo".

rodrigo guirao diaz y hermano.jpeg

Embed

Aparecen en esta nota: