Diego Pirota, el abogado de la familia de Débora Pérez Volpin, estuvo hoy en Nosotros a la mañana, hablando del resultado de la autopsia realizada a la periodista.

"Lo que dijo la autopsia fue que hubo una perforación de esófago, provocada en el estudio. Por los testimoniales, se deduce que la máquina no funcionaba bien, entonces el endoscopista le dio aire a la máquina con el tubo de oxígeno, esto provocó una saturación de aire en el cuerpo de Débora. Además se detectaron 3 hematomas alrededor de la ruptura, o sea que el médico intentó ingresar varias veces hasta que se rompió el esófago", dijo el abogado.

"Además, las tareas de reanimación de la anestesista también fueron erróneas, porque hizo un protocolo distinto al que tenía que hacer, le dio más aire y la infló más aún. En menos de 5 minutos le provocaron un paro cardíaco. Le llegó el aire al cerebro, no existe un caso real donde en este procedimiento le llegue aire al cerebro", señaló Pirota.

"El juez estaba preocupado por los intereses del sanatorio. El sanatorio miente", finalizó el abogado.

Aparecen en esta nota: