Raúl Velaztiqui Duarte fue el hombre que estuvo acompañando a Natacha Jaitt la noche en que murió en circunstancias que aún no fueron aclaradas. El productor de eventos había quedado detenido por falso testimonio, porque en las primeras declaraciones dijo no tener conocimiento del celular de la mediática, y luego las cámaras de seguridad mostraron que lo había manipulado, además de otras declaraciones que no coincidían con su primer testimonio.

El productor de origen paraguayo eligió el programa de Mauro Viale para dar la cara y contar su versión de lo sucedido esa fatídica noche.

Muy conmocionado por lo que pasó, Raúl dijo que los días que estuvo detenido fueron muy duros.

''Fue muy duro, muy duro ver que tu vida cambia en 2 minutos, es muy duro cuando te ponen las esposas, yo pedí resguardo por mi vida’’.

''Yo soy un hombre de bien y voy a salir adelante. Yo sentía que me iba a morir, que no iba a poder soportarlo’’.

Con respecto a sus contradicciones que lo llevaron a pasar varios días detenidos Velaztiqui Duarte relató:

"El teléfono no me lo llevé ni para robarlo, ni para cuidar nadie, ni para extorsionar, ni para comercializar su contenido, ni para alterarlo ni destruirlo. Yo no lo prendí. No hubo una manipulación del teléfono. Lo deposité en el auto, a la vista, no lo tapé. Así como lo encontré lo deposité en mi auto, en el asiento del acompañante, que el teléfono sea preservado. Lo guardé para que lo agarre la policía.

"Es una locura lo que pasó. Fue algo que no puedo explicar. Es algo que yo fui a una situación y me encontré con otra. Me explotó una bomba. Se me murió una amiga.Una persona que es mamá. Hay mucho dolor de todos lados, han puesto en peligro mi vida.

Sobre las cosas que se dijeron de él, y sus vinculaciones con los servicios secretos, Velaztiqui desmintió todo, y aclaró:

''Soy profesor de danzas, vivo al día. Mi papá se jubiló después de 35 años de trabajo en una fábrica. Mi mamá fue empleada doméstica toda la vida. Mi papá me inculcó el respeto y la vocación del trabajo. Dicen barbaridades. Respeto a todo el mundo, pero a veces hay cosas que duelen muchísimo".

Embed

Aparecen en esta nota: