Faltaba la palabra de Quique Estevanez, el productor de Dulce amor. En esa novela sucedieron los hechos que denuncia Calu Rivero cuando -dice- Juan Darthés la acosó. Ella dijo que la producción le pidió "que se fuera en silencio". Estevanez afirma que espera que la Justicia se expida y la verdad es que eso no sucederá. Ya dijo Calu que el tema no está judicializado y que en todo caso el eventual delito prescribió. Lo que se cursa es una querella por calumnias e injurias que no es lo mismo.

Pero consultado por el periodista Juan Abraham para el sitio digital del diario Clarín, ayer, el productor se explayó sobre el asunto. Estos son los principales conceptos, que seguramente traerán repercusiones:

"Ella se fue (de Dulce amor) porque tenía pactado de antemano con la producción dos meses de estudiar inglés. De hecho, en el canal firmó de común acuerdo su salida. La esperanza que yo tenía era que se quedara y no se quedó. Nada más. Porque estaba incómoda y lo que le pasaba. Yo no sé más nada. Ella me dijo `estoy incómoda, por lo cual no quiero seguir´, pero no me mencionó a Darthés. Le pregunté un montón de cosas, pero no vienen al caso. A ver... yo te digo que no quiero hablar. Y todo lo que me ponga a decirte a vos en este momento es hablar. No quiero hablar. Para hablar quiero hablar como corresponda. Hablaré con mi abogado el día que tenga que hablar, haré un escrito y lo presentaré públicamente. Ahora todo lo que uno dice está fuera de contexto. Voy a contar todo lo que pasó, con el estilo de nosotros, que es un estilo serio. Yo voy a hablar con lujo de detalles".

Aparecen en esta nota: