Pía Slapka es una de las anfitrionas que esta semana es parte de Divina Comida, y debido a los conflictos que sucedieron en el programa, la modelo visitó Intrusos (América TV) para hablar del tema, pero terminó contando su tremenda historia de vida.

La modelo comenzó contando que son cinco hermanos, siempre hubo problemas económicos y en un momento tuvo que salir a ayudar a mi familia.

''A los 13 me surgió la posibilidad que me entusiasmó de salir a trabajar en publicidad, pero a los 15 años dije esto es un dinero con la que puedo ayudar a mi familia’’.

La modelo se emocionó al contar su historia, y agregó que cuando sus padres se separaron, ella se hizo cargo de su madre y su hermanito, a quien luego adoptó.

Por otro lado también relató el duro momento que atravesó con su ex esposo Paul García Navarro cuando tuvo un infarto en Punta del Este y casi muere:

''Paul se infartó, en enero fuimos a Punta del este, ahí sufre un segundo infarto y ahí en la ambulancia se despidió de mí, fue una situación tremenda’’.

A pesar de estar separados hace un tiempo la modelo contó que se siguen amando y que él tuvo un gran corazón en abrirle la puerta a su hermanito para que viva en su casa como un hijo más:

''Adopté a mi hermano, yo ahora tengo tres hijos, y esa decisión salió de él, tiene un corazón inmenso, él tiene una generosidad muy grande, no cualquier hombre hace eso, porque te cambia la estructura familiar, y el jamás cuestionó nada’’.

Luego Pía también expresó que una de sus cinco hermanas, con quien era súper compiche, a los 30 años decidió ser monja misionera, y para ella eso fue durísimo.

''Para mí fue un duelo, cuando ella tomó esta decisión me enseñó que hay que aceptar las decisiones del otro, porque ella es feliz’’.

Por estar consagrada ya no tiene el mismo vínculo con su hermana, porque no puede tener el contacto diario, no tiene celular, y está misionando todo el tiempo.

pa y paul.jpg
pia y su hermana.jpg

pia slapka intrusos 01.jpg

Aparecen en esta nota: