Pico Mónaco se reconcilió con Pampita, pero no con sus vecinos de Punta del Este, que están indignados con el resto del ex tenista.

Pampita adelantó su cumpleaños, y lo festejó el último fin de semana en Casa Babel, el resto de Juan Mónaco.

En el festejo hubo alrededor de 200 invitados y la fiesta se extendió hasta la madrugada, esto fue la gota que rebalsó el vaso de los vecinos para que indignados hagan más denuncias.

Unas de las vecinas del lugar manifestó que es impresionante el caudal de tránsito para esa zona que tiene calles que no están preparadas para semejante tránsito y terminan rotas.

Muchos se quejan del estado de la gente cuando salen del lugar, ya que según cuentan los vecinos, los habitúes del lugar se van en muy malas condiciones.

''Caos de gritos, la música demasiado alta, y lo peor es que usan el jardín de baño’’; comentó una vecina indignada; y agregó: ''Hay Olor a grasa quemada desde la tarde, probamos los decibeles y hasta se escucha el murmullo de la gente’’.

A pesar de la cantidad de denuncias realizadas, Pico no se hace cargo de las quejas.

Gente cercana al lugar cuentan que la habilitación del restaurant es para pizzería y bar, no para restaurant, o lugar en donde se escuche música hasta largas horas de la noche.

Casa Babel recibió una notificación de advertencia, el fin de semana después de la fiesta organizada para el cumpleaños de Pampita nuevamente hubo mas denuncias.

Embed

Aparecen en esta nota: