Pepo seguirá detenido. Así lo definió la justicia que está a cargo de la causa por lal que el cantante se encuentra preso desde el 20 de julio, cuando el auto que manejaba chocó y murieron dos de sus músicos.

La justicia hoy dictó la prisión preventiva de Pepo, pedido que había realizado la fiscalía hace algunos días atrás. Por lo tanto, Pepo no quedará libre por ahora.

De todos modos sigue en curso el pedido de morigeración de la prisión para que logre la domiciliaria, hecho que aún no está resuelto.

Su abogado, el Dr. Alberto Pierri, además hizo un pedido de impugnación de pericia accidentológica.