En enero una joven llamada Erika Basile denunció judicial y públicamente a Pablo Rago por haber abusado sexualmente cuando ella voluntariamente fue hasta su departamento, después de haber mantenido varios meses de mensajes por chat.

"No fue consentido, le dije que eso no lo realizo. Puso una cámara y empezó a filmar. Le dije que no quería hacer eso, no lo entendió y se puso loco"; expresó hace un mes Erika.

Desde ese momento Pablo Rago se recluyó deprimido, y ni siquiera él ni su abogado dieron un comunicado para aclarar la situación. Pero ahora la causa dio un giro inesperado que, seguramente, le trajo alivio al actor, porque que se conocieron los resultados de la pericia psicológica de la denunciante.

La pericia del Cuerpo Médico Forense dictaminó que ''no hay daño psicológico compatible con abuso sexual o violencia de género''y con esto Pablo Rago estaría a un paso de ser sobreseído.

Aparecen en esta nota: