Lo Ultimo | Pablo Alarcón | Teatro | obra

Pablo Alarcón la rompe con el teatro delivery 

El actor Pablo Alarcón se reinventó con la pandemia y comenzó a hacer una obra de teatro en las casas de los espectadores. 

En marzo del año pasado, Pablo Alarcón estaba a punto de hacer la segunda temporada de El curioso incidente del perro a medianoche, en el Teatro Maipo. Por el cierre de los teatros, se tuvo que reinventar y ahora hace teatro delivery. Una nueva modalidad donde el actor va a la casa de quienes lo contratan, cocina, y al terminar la cena empieza una obra de teatro unipersonal llamada El cocinero está frito.

“Se me ocurrió un día que fui al teatro, conté los espectadores y éramos diez, más acomodadores, boleteros, técnicos, actores. Y pensé: “yo lo armo en una casa”. Y así fue. Es una buena idea por muchas razones, la primera es porque es una salida laboral y segundo porque tiene una manera diferente de relacionar al artista con el espectador: ves todo el proceso. Una obra de teatro es el resultado de meses de ensayo y en este caso ves cómo yo llego con el técnico que además es ayudante de cocina, y el músico; cómo armamos todo, cómo cocino. Somos tres, y si es al aire libre, cinco”, comenzó diciendo Alfredo Alarcón en una entrevista periodística.

image.png

Luego contó detalles de cómo se desarrolla el espectáculo en las casa de los espectadores. “Son unas cuatro horas en total. Cocino risotto con hongos u otro plato, si así lo pactamos antes. El espectáculo cuenta la historia de la comida desde la manzana de Adán, las torta fritas de Mariquita Sánchez de Thompson, pasando por el pastel de papas del general Perón, hasta pizza con champagne y de mi relación con la comida, desde mi primera mamadera hasta cómo perdí un diente mientras comía un asado”, cuenta.

Todos los días es una obra diferente. Me sorprende porque estoy jugando un nuevo juego que nunca había jugado pero es como cuando era chico y pretendía que había policías y ladrones e imaginaba un coche, un banco para robar, armas”, sostuvo.

image.png

Para finalizar Pablo Alarcón contó porque tuvo que dejar las tablas y adentrarse en las cocinas de la gente. “Yo no sobrevivo si no trabajo. No hice fortunas aunque tampoco tengo deudas. Mi hija es actriz y vive conmigo y somos dos para comer. La vida está muy cara. Soy un laburante y hacía casi un año y medio que no trabajaba: lo último que hice fue El curioso incidente del perro a medianoche, en el Teatro Maipo, y volvíamos con una segunda temporada en abril de 2020, pero vino la pandemia”, cerró.