El programa de ayer de El gran premio de la cocina a la recreación de un casamiento, para lo cual se dedicaron a elaborar una torta de boda, y para estar a la altura, Carina Zampini se vistió de novia con un hermoso vestido blanco.

Uno de los jurados, Christian Petersen, muy elegante con smoking, se encargaba de cortar la torta para definir su votación, cuando fue interrumpido por Zampini, quien quiso acompañarlo en el corte de la torta, como si fuera un casamiento real. Pero fue sorprendida por el chef cuando, luego del corte, a punto de retirarse, Petersen le reclamó el beso posterior al corte. Sin dudarlo, Carina le estampó un pico y se fue.

Petersen, sonriente, no disimuló su sonrisa y admitió: "Se me dio, qué día feliz", ante los aplausos de los participantes y todos los presentes.

Mirá el video:

Embed

Aparecen en esta nota: