Mirtha Legrand arrancó su programa de este sábado "Post-Escándalo-Natacha" con su descargo.

Chiquita arrancó sonriente pro sobria, con un vestido turquesa. "Buenas noches, señores. Hoy no vamos a presentar ni ropa ni bijouterie ni zapatos; lo que ha pasado es muy serio y muy delicado. He escrito unas palabras.

Hay mucha expectativa. Voy a ser muy breve y hablaré solo aquí.

Quiero pedir disculpas por las personas que se sintieron difamadas. Las expresiones que aquí se dijeron corren por cuenta de quien lo dijo.

Me pregunto si no tendría que haberle pedido que se retirara del programa, pero hubiese sido un escándalo. Nunca nos hemos prestado a ninguna operaciones, no se que es. Nuestra mesa no está al servicio de nadie.

Les ofrezco el programa para un derecho a réplica. Que esta alteración mediática no sea una cortina de humo para que no se investigue la causa.

Quiero que me crean; lo estoy pasando muy mal, he pasado una semana espantosa. El médico vino a verme tres veces. Me oponía a que se la invitara. No era una figura para mi programa, una semana difícil, no venía gente, y finalmente cayó esta persona y me convencieron. Fue un error; estoy arrepentida. Me duele que haya nombrado a gente que yo quiero muchísimo. El programa se me fue de las manos. Yo debí haberla frenado, debo ser honesta, no le entendía mucho y su dicción no era muy buena y no entendía por qué agredía así a Mercedes Ninci. Estoy muy arrepentida.

Era todo raro. Atrás de cámara había alguien que levantaba los brazos. Un cartel decía "no des nombres". Intercambiaba gestos. Trajo papeles y en un momento se le perdía uno. Coppola se fue porque debía irse y no por estar incómodo. Fue todo tan raro. He pasado un momento tan desconcertante, tan incómodo. Vi un poco el programa después en YouTube.

Las personas que fueron mencionadas, algunas con las iniciales. Pido disculpas, a la gente de América también. Tienen razón. No se puede usar la televisión para esto. Una vez dije que por un punto de rating se mata a la madre y yo caí en eso. No se puede herir a la gente; he hecho daño a muchas personas. Espero que crean mis palabras, jamás les he mentido. Siempre quise brindar un buen programa y me he manejado con la verdad. No voy a hablar mas del tema; no me pidan declaraciones. Esta soy yo, la Chiqui Legrand, con sus defectos y sus virtudes".

La aplaudieron.

Se esperaban las repercusiones y el descargo de la diva, que estuvo toda la semana recluída sin contacto con la prensa y suspendió salidas y eventos. Luego de que su nieto pidiera disculpas admitiendo que "se enceguecieron por el rating" hoy repitieron la fórmula especulando con las expectativas de lo que podría decir Mirtha por todo lo que pasó. El número durante su descargo trepó a picos de 12.7 en el final del relato y la conversación telefónica con Gustavo Vera, uno de los afectados.

Embed

Aparecen en esta nota: