Por primera vez, Michael Buble habló de la salud de su hijo mayor Noah, y el duro momento que vivió junto a su mujer, Luisana Lopilato, cuando al niño le diagnosticaron cáncer de hígado.

En una nota al diario Herald Sun, Buble aseguró: "Estuve en el infierno. No me gusta contar los detalles, ni siquiera a mis amigos, porque me duele mucho. Es mi hijo. Es un superhérore, él no necesita que cuente lo que pasó una y otra vez, pero yo estuve en el infierno y hasta creo que el infierno es un lindo lugar comparado a cómo hemos estado nosotros"

El cantante confesó que pensó que "nunca volvería a la música".Y señaló: "La familia es lo que importa: la salud de mis hijos, la relación con ellos, mi esposa, mi fe, todo eso está en primer lugar".

Y admitió: "Es cáncer así que obviamente hay que controlarlo pero yo no volvería a trabajar si él no estuviese bien.Ahora no tengo miedo. Mientras estaba en el hospital con Noah pensaba '¿estaba preocupado por esta mier...?'. En un segundo lo vi todo tan claro", finalizó.

Aparecen en esta nota: