Matilda Salazar se acostumbró rápido a las cámaras. Desde que nació, su mamá, Luciana Salazar la mostró en redes y en programas de televisión. Pero este año, desde que Luli comenzó en Showmatch, Matilda es un personaje particular del programa.

Matilda se mueve en el piso como pez en el agua. No se intimida ante las cámaras ni ante los presentes. Va y viene sin pudor y se mira en el monitor, para ver reflejada su propia imagen.

Bella y simpática, la pequeña luce espléndidos modelos de ropa, y se moviliza por el estudio como en su propia casa.

Anoche, una vez más, sorprendió a Marcelo Tinelli y al público con su picardía.

Embed