Lo Ultimo | Martín Baclini | Cinthia Fernández | aislamiento

Martín Baclini se grabó dentro de un bar y sin tapabocas

Martín Baclini, ex de Cinthia Fernández, explicó el por qué de su comportamiento. Sin embargo, algunos de sus seguidores no se lo perdonaron

Martín Baclini prendió las alarmas al compartir en su Instagram Stories un video en el que se le ve dentro de un bar sin tapabocas en contacto directo con otras persona, conducta contraria a la que se debe tener durante el aislamiento obligatorio que rige en la Argentina.

El empresario compartió con sus 332 mil seguidores de Instagram una noche de relax en el bar de un amigo. Pero, antes que las críticas por romper la cuarentena comenzaran a llegarle, explicó que se encontraba en su Rosario natal, donde el aislamiento para prevenir la propagación de Covid–19 se encuentra mucho más flexibilizado. Igualmente, en las redes, las quejas se hicieron llegar contra el ex de Cinthia Fernández.

Martin Baclini y Cinthia Fernández.jpg

“Bueno, acá estamos con Nachito, mi gran amigo, mi gran hermano de la infancia”, dijo Martín Baclini mirando a cámara a la par que aclaraba se encontraba en Rosario.

“No me caguen a pedos porque acá está todo permitido, ¿eh? No me vuelvan loco”, concluyó haciendo un paneo de la barra del bar donde estaba, pocos días después de abandonar una clínica donde iba a ser intervenido quirúrgicamente.

Martín Baclini.png

Recordemos que mientras en la zona del área metropolitana de Buenos Aires (AMBA) el periodo de aislamiento social y preventivo se endurece cada vez más, en algunas provincias se flexibilizó.

Tal es el caso de Rosario, donde a principios del mes de junio, el intendente Pablo Javkin otorgó a la población la posibilidad de realizar actividades deportivas al aire libre y de concretar reuniones familiares de hasta 10 personas.

Además tras varios días sin casos positivos de Covid – 19 en la provincia de Santa Fe, el gobernador Omar Perotti autorizó la apertura de bares siguiendo un estricto protocolo. Por lo que el ex de Cinthia Fernández, abandonó su lujoso departamento de Puerto Madero, se instaló en la ciudad de sus amores y aprovecha aquella flexibilización para encontrarse con amigos de su infancia y reavivar un poco su vida social.