Lo Ultimo | Marina Calabró | Mirtha Legrand | Juana Viale

Marina Calabró y la razón de su disputa con Mirtha Legrand

La periodista dio detalles acerca del conflicto que la aleja de la diva de los almuerzos. ¿Qué pasa entre Marina Calabró y Mirtha Legrand?

Marina Calabró salió a contar la verdad acerca de su poca relación con el clan Tinayre-Legrand. Sucede que la periodista no ha sido invitada en los últimos años y ella especula con que hay un pacto tácito a través del cual la abuela, la hija de ella Marcela Tinayre y Juana Viale, actual conductora de los programas de eltrece, prefieren no verla en los almuerzos más famosos del país.

En ese sentido, Marina Calabró habló el martes en Los Ángeles de la Mañana y le confesó a las angelitas y a Ángel de Brito que ella creía que era "irreconciliable" su relación con Mirtha Legrand. "No hay manera. Hace años que no me invitan a la mesa", dijo un tanto molesta por la situación.

Marcela Tinayre, Juana Viale y Mirtha Legrand: Marina Calabró reconoció que la detestan en ese orden

Al respecto, las angelitas preguntaron un poco más acerca del trasfondo de esta pelea, y Marina Calabró cree que hay algunas razones acerca del por qué quedó afuera de la lista de invitados en el programa de Mirtha Legrand: "Juana Viale también me detesta. Lo que le molestó fue que yo dijera que estaba dispuesta a quedarse con el programa de su abuela pero lo dijo ella, no yo", comentó. Y fue un poco más allá al afirmar que no solo la abuela y la nieta no la querían, sino la misma madre de Juana Viale, Marcela Tinayre: "También me odia, arriba de todas", afirmó Marina Calabró.

Mirtha Legrand furiosa con Marina Calabró

Con el fin de seguir dando detalles acerca de su relación con el clan Tinayre-Legrand, la hermana de Iliana Calabró comentó en Los Ángeles de la Mañana que cuando hacía el programa Confrontados, Marcela Tinayre "decía que tenía una fijación con su familia y nos cortaba el rostro". Pero hay alguien que "zafa" en toda esta situación: "Con Nacho Viale me llevo mejorcito", dijo la periodista. ¿Guerra de clanes en puerta?