Lo Ultimo | Mariana Nannis | Caniggia | Maradona

Mariana Nannis le provocó una depresión a Maradona

Hace unos años Mariana Nannis lo acusó a Diego Maradona de llevar a Claudio Caniggia por el mal camino. Diego se deprimió por esas acusaciones.

El ex jugador Diego Armando Maradona se convirtió en un gran amigo de Claudio Caniggia, cuando Diego regresó para jugar en Boca, Mariana Nannis realizó fuerte declaraciones sobre la relación de ellos dos.

En su bibliografía Yo soy el Diego, escrita por Daniel Arcucci y Ernesto Cherquis Bialo (editada por Planeta), Maradona contó la gran depresión que sufrió por las fuertes declaraciones de Mariana Nannis.

En 1995 cuando Maradona volvió a jugar en Boca, comenzó la Nannis a hablar del tema en todos los canales.

image.png

“Justo esa semana se armó un quilombo infernal, un quilombo de esos que solo era capaz de armar Mariana Nannis, la mujer de Caniggia”, contó Maradona en su libro.

Y continuó el ex jugador en su relato: "Declaraciones que van, contestaciones que vienen, me acusó a mí de joderle la vida al marido, cuando en realidad Caniggia era un tipo al que yo quería con el alma. Otra vez, yo, la manzana podrida. Creo que aquella historieta me jodió más a mí que al propio Cani".

Además en el relato contó que gracias a Guillermo Coppola pudo ponerse de pie nuevamente. "Me derrumbó, me agarró una depresión tremenda. Y sí, fue cierto, no me entrené en toda la semana. El único que logró sacarme, como tantas otras veces, fue Guillermo Coppola. Así llegué a Córdoba (para jugar contra Belgrano), de última, pero dispuesto a todo, como siempre”.

image.png

También agregó lo mal que se sintió en ese momento y dijo : "Ganamos, sí, otra vez, el tercer partido consecutivo… Cagando, pero ganamos, 1 a 0. Terminé el partido llorando, pero llorando en serio, y declaré, casi a los gritos: ‘Fue una semana muy dura para mí, muy dura. Y triste, sobre todo’”.

Para cerrar el relato agregó: "“Verlo tan mal al Cani, a mi amigo, me había hecho mierda. Parecía una boludez, pero así soy yo. Esa misma noche decidí dejar de meterme, que la Nannis hiciera lo que se le cantara. Lo que sí, no le iba a permitir nunca que me prohibiera contar mis sentimientos: si estaba triste, estaba triste, y eso no me lo podía impedir ni la Nannis ni nadie”.

Recordemos que Nannis nunca aprobó la amistad de su ex con Diego.