Lo Ultimo | Maradona | Diego | hijo

Diego Maradona se encontró con su hijo Dieguito

La madre de Dieguito, Verónica Ojeda habló del encuentro de su hijo con su padre Diego Armando Maradona

En una charla con Intrusos, Verónica Ojeda contó cómo se dio el encuentro entre Dieguito y su padre Diego Maradona. la ex del 10 contó los detalles: ¿surgió volver a hablar con el técnico de Gimnasia? “El día que la hermana de mi hijo (Dalma) dijo que su papá no lo atendía, que la habían bloqueado, lo llamé al número que me pasaron y me atendió Diego, él directamente”, comenzó.

“Lo noté que se quedó sorprendido hasta que le pregunté si quería ver a Dieguito y me dijo: ‘¿Cómo está él?, hace un montón que no lo veo'. Le dije que el nene lo quería ver, que está re grande, divino. Lo que yo quería era primero hablar con él, quería saber cómo estaba la situación, porque tenía un montón de versiones sobre su salud. Entonces, por todo eso, quería hablar, porque estuve 9 años de novia con él y sé cuando está mal y cuando está bien, sé cómo hablar con él para darme cuenta”.

Posteriormente contó cómo se organizaron para que se diera el tan esperado encuentro entre Dieguito y Maradona. “La llamada fue un miércoles y combinamos con Diego que el sábado al mediodía yo lo llevaba al nene a su casa. O sea, arreglamos el día y la hora. Me dieron la ubicación y no era ese barrio, era otro que me quedaba a 40 minutos de ahí, de la ubicación que me habían dado, me perdí… Llegué al otro barrio, llegué a la puerta, lo llamo a uno de los asistentes y le dije que estaba en la puerta. Empiezan a dar vueltas, me dicen: ‘esperá que le avisamos’, sigo esperando, vino la seguridad a la puerta y me dicen que Diego (Maradona) no me podía atender.

Verónica Ojeda y su encuentro con Maradona: "Con Dieguito se abrazaron y lloraron los dos"

Ojeda explicó que esta respuesta la sorprendió mucho: “¿Perdón? Yo tenía pactado este encuentro, estoy con mi hijo acá, hace mucho frío y vengo desde Ezeiza. Diego me está esperando, está esperando a su hijo, así que no me vas a decir que no me va a atender. Me vuelven a decir que no me podía atender. En ese momento lo llamo a Diego, no me atiende. Llamé a uno de los asistentes de Diego, que después de hablar con la seguridad del barrio, vienen a la puerta. Realmente me agarró un ataque de nervios: empecé a los gritos, a llorar y les decía que no me iba a mover de ese lugar hasta no verlo. Dieguito, que estaba adentro de la camioneta, quería ver a su papá, él ya sabía que íbamos a verlo.

Todo dio un vuelco cuando una persona intervino: “Fue todo nerviosismo hasta que un hombre de la seguridad del barrio me tranquilizó, me dijo: ‘Vero, no te preocupes, tenés toda la razón, yo tengo hijas de la edad de tu hijo, yo te lo voy a traer a Diego acá‘. Repito: la seguridad de Diego no me dejaba ingresar y la del barrio es la que me ayudó. Incluso, cuando el hombre que me ayudó fue hasta la puerta de Diego, se enfrentó con ese tal Charly. Esta persona le dijo que Maradona no iba a salir de la casa y el señor este, que fue un amor conmigo, le dijo, textual: ‘Guacho, salí de acá porque a Diego su hijo lo está esperando en la puerta con su mamá‘. Llegó hasta donde estaba Diego y le dijo que su hijo lo estaba esperando en la puerta. Ahí se paró Diego y el de de seguridad del barrio lo subió a su camioneta y lo llevó hasta donde estábamos”.