Lo Ultimo | Mago sin Dientes | Ana María Patricelli | Muerte

"No hubo asfixia": autopsia reveló de qué murió la novia del Mago sin dientes

Tras sospechar de un suicidio, la investigación por la muerte de Ana María Patricelli, novia del Mago sin dientes, determinó que la causa de muerte fue otra

La autopsia realizada a primera hora de este miércoles en la Morgue Judicial, a cargo del doctor Roberto Cohen, comenzó a despejar las dudas sobre el fallecimiento de Ana María Patricelli, novia del Mago sin dientes.

La empresaria de 49 años, conocida públicamente por ser la pareja de Pablo Cabaleiro -el Mago sin Dientes, según su nombre artístico-, fue hallada sin vida por su hija mayor, Sofía Antonella, en la habitación de su departamento de Palermo, en la mañana del martes. Si bien se abrió una investigación por muerte dudosa, tomando intervención la Fiscalía en lo Criminal y Correccional Número 43, a cargo de la fiscal Silvana Russi, se trazó la hipótesis del suicidio: una bolsa negra cubría su cabeza.

Mago sin dientes
Mago sin dientes

Mago sin dientes

No obstante, según informaron a Teleshow fuentes judiciales, los peritos certificaron que no hubo asfixia: la muerte de Ana María la causó un paro cardíaco o una arritmia provocada por una congestión y un edema pulmonar. Presentaba además meningoencefalitis. Si bien todavía restan los análisis toxicológicos, en la habitación se hallaron pastillas para dormir y antidepresivos; sobre la mesa de luz había varias botellas de alcohol.

La autopsia también estableció la hora del deceso: entre las 7 y las 9, apenas un rato antes de que su hija ingresara a su cuarto. Y se comprobó que el cuerpo no tenía lesiones internas ni externas, lo que indica que no habrían participado terceras personas, descartándose así la posibilidad de que se tratara de un femicidio.

Ana María Patricelli fue vista con vida por última vez a las 2:50 del martes, cuando su hija regresó a su casa luego de varias horas de ausencia. Al notar que su mamá había consumido una importante cantidad de alcohol, debió acompañarla a su habitación para que se acostara. Unas horas antes, cando salía del departamento en la noche del lunes, Sofía la había escuchado hablar por teléfono con Cabaleiro.

A la mañana siguiente, minutos después de las 9 la empleada doméstica tocó el timbre como lo hacía todos los días. Al notar que Ana María Patricelli no respondía al llamado, incumpliendo con la rutina familia, Sofía se levantó para abrirle la puerta a la mujer. Preocupada, luego ingresó al cuarto de su madre y la encontró sin vida. La llegada de una ambulancia del SAME y su traslado inmediato al Hospital Fernández fueron en vano.