Unas semanas atrás, el audio de Luciano Castro, quejándose por la comida y el trato, mientras grababa la exitosa tira, "Los ricos no piden permiso", sacudió a la productora Pol-Ka.

“Comida no falta, pero yo no puedo comer todos los mediodías zapallo hervido con pollo hervido porque no soy un enfermo, soy un deportista que me pongo bonito porque cobro por bonito en la telenovela esta que hacemos nosotros”, se lo escucha decir a Luciano.

Y siguió, notablemente enojado:“Te van a decir que ‘sí, comida hay, no la quiere comer el actor’. Porque acá son todos víctimas aparte, ya me tiene un poquitititito (sic) demasiado los huevos llenos“.

“Ya estoy harto de ir a un exterior y no tener un lugar donde poder sentarme, porque somos setecientos setenta y dos mil, porque no hablo sólo de protagonistas, hablo de asistentes, amiguitos, amigazos. Ya estoy harto de comer zapallo hervido con pollo hervido, como todos los mediodías los mismo”.

“El destrato existe y no lo puedo creer“, concluyó el actor.

Luego de estos dichos, Luciano dio una entrevista a "Intrusos" desde la oficina de Adrián Suar en Pol-Ka, para disculparse por sus dichos y aclarar la situación.

Para demostrar que todo pasó, el sábado 12 de agosto, Luciano y Sabrina Rojas, su esposa, fueron al teatro "El Nacional", a ver la obra "Un rato con él". Luego de disfrutar la función, fueron a los camarines a saludar y quedó demostrado que la relación entre el actor y el dueño de la productora esta perfecta y el audios del zapallo hervido ya es historia.