Hace varios días Vicky Xipolitakis se presentó en la Unidad de Violencia de Género de la comisaría cercana a su hogar para radicar una denuncia contra su marido, Javier Naselli, asegurando que la había gritado y la había agarrado del cuello en una fuerte discusión.

Ayer, Vicky se presentó en el programa de Susana Giménez, brindando detalles de la conflictiva relación con el papá de su pequeño hijo Salvador Uriel y de la denuncia. Pero su marido se mantenía en silencio. Hasta hoy.

Esta mañana, Tomás Dente reveló una serie de mensajes que compartió con un allegado de Naselli, luego de que el periodista le enviara una consulta a su celular.

"Tomás, no soy Javier. Entendé que él tiene un bozal mediático, y por contrato con el banco donde él trabaja no lo dejan hablar. Él no sabe lo que dijeron en Susana, no lo vio. Javier nunca hablará mal de la madre de su hijo, y jamás la tocó, porque algún día su hijito leería lo que el padre dijo de la madre y quiere evitarle eso al bebé", dijo el periodista en el programa Nosotros a la mañana.

"Vicky vive excediendo cada límite existente, llena de exabruptos y demás. No le importa exponer al hijo, o calumniar en público y TV nacional al papá de Salvi, en presencia del nene. Se elige antes que al hijo para sustentar cantidades de anécdotas inventadas, y toda la irrealidad en la que vive", señaló.

"Él va a refutar con pruebas en el momento debido todas y cada una de las acusaciones. Las dos hermanas hablan, es gratis, más cuando les pagan o les dan presencia para hablar en TV. No vaya a ser que al final, cuando salten todas las pruebas, la víctima haya sido la victimaria", señaló el allegado a Naselli.

El marido de Vicky se encontraría en New York trabajando, mientras ella sigue residiendo en el departamento donde se produjo la fuerte pelea, junto a su pequeño hijo.

Aparecen en esta nota: