El principio del fin arrancó cuando a Roberto Pettinato se le ocurrió declarar que “a veces pienso que el acoso sucede porque la otra persona tarda mucho tiempo en decirte que no quiere coger con vos. Si la otra persona lo dijera rápidamente, el 50 por ciento de los hombres se achicarían”.

El conductor hablaba de la acusación contra Juan Darthés, y llegó a decir en la charla que “no podemos vivir en un lugar en el que no se pueda hacer un chiste o decir un piropo”, evidenciando que su primera declaración estaba relacionada a su modo de ver el avance del feminismo como un recorte a sus propios derechos. Y con el correr de los días, quedó claro que justamente eso es lo que estaba ocurriendo en su fuero íntimo.

Las primera acusaciones contra el conductor llegaron minutos después de que dejara sus picantes declaraciones. La periodista Fiorella Sargenti, la conductora y comediante Señorita Bimbo y la locutora Mariana de Iraola apuntaron contra el conductor. “Ojalá nos hubieran avisado antes a las chicas de Rock and Pop, así nos evitábamos los comentarios groseros, los manotazos a esquivar, los besos en el cuello a evadir y todo eso jamás consensuado o requerido”, tiró Sargenti.

A ella se sumaron Mariela Anchipi, la mujer de Dady Brieva que contó su traúmatica experiencia con Petti, luego Señorita Bimbo amplio a lo ya dicho en radio en Intrusos, con un fuerte alegato en contra del abuso y a favor del feminismo.

Karina Mazzocco hizo lo propio en "Debo decir", el ciclo de Luis Novaresio y la semana pasada fue Emilia Claudeville, que trabajó junto al rockero en “Duro de domar”.

Seguramente todo esto fue un duro golpe para Pettinato y por lo tanto decidió levantar la temporada teatral que arrancó en Buenos Aires el 12 de enero y luego de apenas un mes levantó sus presentaciones.

El arreglo con el teatro era mes a mes, pero todos esperaban estar una temporada mucho más extensa y no de tan sólo cuatro semanas.

El viernes 9 de febrero fue la última función y el sábado a pesar de estar anunciado el show y que las marquesinas seguían en el teatro, Pettinato terminó su vínculo con el teatro.

La poca venta de entradas y las constantes guardias periodísticas habrían llevado al músico a tomar la decisión de no seguir adelante con su espectáculo.