Luciano Castro | Guido Kaczka | Guido

El día que Guido Kaczka y Luciano Castro se iban a golpes

La divertida anécdota surgió en el programa del lunes. Guido Kaczka contó lo que les había pasado en sus años mozos junto al también actor Luciano Castro

Guido Kaczka recordó una anécdota curiosa que vivió con Luciano Castro en su juventud, cuando casi terminan peleándose a golpes con un grupo de personas en la calle.

La historia ocurrió en los años noventa en Mar del Plata. El conductor de "Bienvenidos a bordo" contó lo que les había pasado en sus años mozos. En el programa del lunes, un juego trajo a colación los comienzos adolescentes de Luciano Castro.

Guido Kaczka.jpg
El día que Guido Kaczka y Luciano Castro se iban a golpes

El día que Guido Kaczka y Luciano Castro se iban a golpes

"Una vez con Luciano Castro fuimos a los videojuegos que estaban abajo del hotel Provincial, en Mar del Plata. Estábamos haciendo tiempo para ir a ver Batman Forever en trasnoche. Estábamos jugando al tejo, y pasa uno y le canta 'Bella, bella, bella' (canción que el joven actor había popularizado en el programa Jugate conmigo), y él agarra el tejo, se da vuelta y dice: 'Quién me dijo: bella, bella, bella'".

Pero el cuento no terminó ahí, Guido Kaczka relató que loq ue vino después casi acaba en una pelea de bar: “Eran como cinco, si cuatro lo agarran a él uno viene conmigo. Me agarró un frío, él me miraba, después le dije: ‘comprometés mi integridad’”.

Luciano Castro.jpg

Por suerte para ambos, los cinco fortachones no cargaron contra los dos jóvenes artistas y el conato de pelea no pasó a mayores.

Esta no es la primera anécdota de juventud que comparten ante el público los dos amigos. Hace un tiempo, en "Nunca es tarde", Luciano Castro se refirió a su amistad con Guido Kaczka y develó otra de sus vivencias: “Con Guido andaba mucho de chiquito, fuimos a Mar del Plata, fue la primera vez que nevó allá. Esa noche durmió conmigo y era chico, le tuve que pedir permiso a la madre para llevármelo (le lleva cuatro años). Estaba durmiendo y siento que me empiezan a abrazar... le digo ‘¿qué hacés?’ y al día siguiente se levantó mal, me aclaraba, ‘estaba dormido’”.